U2 vuelve a la carga

  • El cuarteto irlandés publica su duodécimo álbum, 'No line on the horizon', en cinco formatos distintos, mucha campaña publicitaria y una próxima gira mundial

Esto no puede parar, alguien apretó el botón de arranque, las ruedas comenzaron a crujir y U2 tenía que lanzar su duodécimo álbum de estudio, el muy publicitado No line on the horizon (Universal, 2009). Los irlandeses han debido de leer o escuchar en algún sitio -quizá en la BBC, emisora que creó el "día U2"-que el mundo está sufriendo la más profunda crisis económica de los últimos 40 años, pero aún así han publicado su nuevo disco en cinco formatos diferentes, cuyos precios oscilan entre los 20 y los 60 euros. No importa. Han copado numerosas portadas, han actuado sobre una azotea en el centro de Londres e incluso celebraron el nombramiento de Obama como presidente de Estados Unidos. Lo del cuarteto irlandés ya trasciende la normalidad y sus discos son más que discos, parecen acontecimientos mundiales.

Con el disco ya a la venta en España -salvo en Málaga, porque a nuestra provincia no llegó ayer como consecuencia de la celebración del Día de Andalucía el pasado sábado, pero se espera que llegue hoy-, lo próximo a esperar son las fechas de su gira mundial. El 9 de marzo se anunciarán las ciudades afortunadas, y Málaga espera estar entre ellas, al menos esa es la intención reconocida por fuentes municipales -ya se escapó el concierto de Bruce Springsteen en Andalucía, por el que también se pujó-.

Todo este revuelo es parte del circo que rodea a U2 y todo lo que esta banda firma. No line on the horizon llega con las habituales expectativas millonarias de cada nuevo trabajo de la banda, sin importar mucho que la industria discográfica esté pasando por su peor momento. La inversión de Universal en este producto ha sido importante, con grabaciones en lugares tan dispares como Nueva York, Londres -la última sesión de los venerables Olympic Studios- y Fez (Marruecos).

Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. siguen confiando en su equipo de siempre. Tras probar suerte con Rick Rubin, en unas sesiones de sonido rockero y seco, el grupo decidió desechar aquel material para volver a ponerse a las órdenes de Brian Eno, Daniel Lanois y Steve Lillywhite el año pasado. De hecho, y por primera vez, Eno y Lanois firman algunas de la canciones. La intención parece que era recuperar parte del sonido electrónico perdido en How to dismantle an atomic bomb (2004) y acercarse al riesgo que supuso Achtung baby (1991).

Su primer sencillo, Get on your boots, no ha sido el gran triunfo comercial que pasados adelantos sí fueron -sólo ha alcanzado el primer puesto en la lista de Irlanda-. Además, según Bono, este álbum no será el único que presenten este año, ya que en una entrevista para The Guardian el cantante anunció la publicación de más material de estas sesiones en los próximos meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios