Unicaja abre en Málaga una muestra de Sorolla tres días antes de la del CAC

  • Hoy se inaugura en la Sociedad Económica de Amigos del País y la Sala Italcable 'Sorolla y sus contemporáneos', con 60 cuadros traídos del Museo Nacional de Cuba

La contraprogramación entra de lleno en el mundo de las exposiciones en Málaga para evidenciar, entre otras cosas, que el distanciamiento entre el Ayuntamiento y Unicaja en lo que se refiere a materia cultural se mantiene candente. Si el próximo viernes se inaugura en el CAC Málaga la muestra Sorolla. Visiones de España, patrocinada por Bancaja y el Ayuntamiento, con los 14 grandes murales que encargó la Hispanic Society de Nueva York al pintor valenciano, hoy, con rango de verdadera sorpresa, Unicaja inaugura a las 20:30 la exposición Sorolla y sus contemporáneos, que podrá verse repartida entre la Sala Italcable (en la calle Calvo) y la Sociedad Económica de Amigos del País (Plaza de la Constitución) hasta el próximo 31 de agosto.

Sorolla y sus contemporáneos reúne 60 lienzos de pequeño formato traídos desde el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, en La Habana, de los que sólo se mostrarán 50 y se reservarán diez para posibles rotaciones. La mayoría de estos lienzos corresponden a Sorolla, pero otros llevan la firma de maestros como Zuloaga. Málaga es la primera plaza andaluza que recibe esta colección, que luego viajará a Cádiz y a Almería. El museo cubano ha desplazado a la comunidad para la ocasión a un representante a modo de comisario político, José Ángel Pérez, y a su conservadora, María Castro.

Unicaja ha preparado esta exposición con absoluto silencio y sólo dio cuenta de la inauguración ayer, lo que responde a una evidente voluntad de mermar el impacto que la exposición que abrirá sus puertas el fin de semana en el CAC, a donde recala después de haber cosechado 452.000 visitas en Valencia y 132.000 en Sevilla, puede tener en Málaga. Lo más llamativo es la coincidencia de ambas muestras en una ciudad que pide a gritos nuevos espacios expositivos de calidad: los admiradores de Sorolla encontrarán este verano en la capital de la Costa del Sol todo un paraíso, pero la mayoría de los mortales se preguntarán si no habría sido mejor diversificar la oferta.

Preguntado al respecto, el delegado municipal de Cultura, Miguel Briones, aseguró ayer no tener noticias de la exposición organizada por Unicaja y se limitó a comentar que cualquier iniciativa que se añada a la vida cultural malagueña le "parece bien". No obstante, la apertura de esta muestra tres días antes de la impulsada por el Consistorio y Bancaja demuestra que las relaciones con el antiguo mejor aliado económico para asuntos culturales no pasan por su mejor momento: episodios previos como la cancelación de la que debió haber sido en mayo última edición del ciclo de música clásica Ciudad del Paraíso ya venían confirmando una situación que no beneficia a nadie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios