Vente 'pa' Madrid, artista

  • Por mucho que en Málaga los medios se hayan multiplicado en los últimos años, trasladarse a la capital sigue siendo una opción de peso para los músicos de aquí

La guardia más vieja de la música malagueña acostumbra a comentar, con cierta socarronería, que los grupos de ahora lo tienen más fácil. Hay concursos, sitios en los que dar conciertos (no muchos, pero alguno hay) y hasta el Ayuntamiento ofrece ayudas económicas para que las bandas puedan costearse un local de ensayo. Sin embargo, en lo que a rock se refiere, Madrid constituye todavía una opción preferente para probar suerte en un mundo hermético y desagradecido como el de la industria musical. Así que no son pocos los que encuentran allí el éxito y la promoción que difícilmente podrían haber logrado aquí.

Uno de los casos más recientes es el de Ana López, más conocida como Anni B Sweet. A sus 21 años, esta cantautora que compone sus temas en inglés se ha convertido en una auténtica sensación como último icono del folk-pop. El éxito, en su caso, no se hizo mucho de rogar: llegó a Madrid hace dos años y medio "para estudiar arquitectura, no con la idea de dedicarme a la música, aunque ya llevaba años componiendo canciones". Después de buscar banda durante algún tiempo "y no encontrar ninguna en la que pudiera encajar" decidió probar suerte en solitario. Su primera maqueta, grabada con guitarra y voz, fue ya un verdadero hit en myspace que propició la grabación de su primer disco entre enero y febrero de este año, con la producción de Brian Hunt: Start, Restart, Undo (Subterfuge) es una colección de temas marcados por la melancolía y la artesanía más cercana. Aunque comparada con Russian Red, Ana López se inscribe en la línea que va "de Jonni Mitchell a Bob Dylan pasando por The Beatles". El 13 de junio presentará su álbum en el Teatro Cánovas, dentro de una gira nacional en la que debutará con banda en directo.

Un caso distinto es el de Miguel López Mora, cuerpo y alma de Digital 21, que acaba de lanzar al mercado su cuarto álbum, Outsider (Algoenblanco / Pias Spain). En este disco colaboran músicos como Stefan Olsdal y Brian Molko de Placebo, la legendaria Ana Curra (con quien el malagueño comparte una versión de Quiero ser santa, de Parálisis Permanente), Silvia Superstar y Cultura Probase, entre otros. Habitual en los clubs de música electrónica más importantes de Europa, López Mora, que pronto estrenará su nuevo estudio en Madrid (ciudad a la que se trasladó hace ya diez años), fue pionero en España en la fusión de rock y electrónica, una tendencia que al principio le hizo sentir "más solo que la una. Ya en Málaga empecé a trabajar en estos registros y tuve que hacerlo todo por mi cuenta. En Madrid tuve la oportunidad de conocer a músicos extranjeros que venían haciendo justo el estilo de música que yo quería tocar". El instrumentista (del sitar a la batería, pasando por guitarras y sintetizadores), d'j y productor advierte: "Venir a Madrid representaba el único camino que podía tomar para hacer lo que ahora hago. Hoy, cuando las discográficas me dicen que quieren algo nuevo que suene entre rock y electrónica, no tengo más remedio que sonreír".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios