La aparición de estucos del siglo XIX retrasa la apertura del María Cristina

  • La rehabilitación del antiguo conservatorio desvela el buen estado de los yesos, que serán recuperados al igual que las pinturas y artesonados de sus techos · Las obras se demorarán más de un mes

Uno de los baluartes culturales de la burguesía del siglo XIX recuperará su esplendor antes del próximo verano, pero unos 40 días más tarde de los plazos previstos. El antiguo Conservatorio María Cristina, adquirido por Unicaja en 1975, se encuentra ahora en la primera fase de una rehabilitación integral que ha deparado un agradable imprevisto. Al retirar la pintura de las paredes, los técnicos han descubierto los estucos originales del siglo XIX en "muy buen estado", según explicó ayer Felipe Faraguna, director de la Obra Social de Unicaja.

Tras finalizar las obligadas excavaciones arqueológicas (a unos 70 centímetros por debajo del nivel del suelo) sin hallar vestigios de relevancia, se está procediendo ahora a la colocación de las tuberías y del sistema de calefacción central y lateral que discurrirá por debajo de las butacas. La semana que viene se llevará a cabo la limpieza y restauración de los frescos del techo y, a continuación, la recuperación de los citados estucos, que "paradójicamente han llegado casi intactos gracias a la pintura que los ha protegido", señaló Faraguna. Tras remover el esmalte actual (en tonos verdes y azules) aparecerá todo el entramado de estucos, de un color achampanado y, en algunas partes, combinado con tonalidades rojizas "que casa perfectamente con los colores del techo", añadió el responsable. Durante las labores de restauración también se recuperará la estética dorada de las semicolumnas de estilo corintio del inmueble.

Como recordó ayer Faraguna, cuando finalice la reforma de paredes y techo, ya con los andamios fuera, se procederá a la colocación de la solería original, retirada para su reestructuración y barnizado. Se trabajará además sobre la cubierta para eliminar los focos de humedad e impermeabilizarla, y se ha realizado un exhaustivo estudio de la acústica para optimizar las condiciones de la sala.

El proyecto, presupuestado en 3,5 millones de euros y a cargo del arquitecto Rafael de Lacour incluye la colocación de una nueva sillería (con el estilo de las anteriores, armazón de madera y decoración de volutas), tratamientos específicos para eliminar las termitas de la madera y un equipamiento multimedia que permitirá realizar grabaciones.

En esta primera fase también se restaurará el salón mudéjar y el resto de espacios que funcionan como antesalas. La segunda acometida prevé la rehabilitación de la zona ubicada entre el salón de conciertos y sus patios paralelos, así como la incorporación de aulas para estudios musicales, clases de trabajo y ensayo. Unicaja quiere reforzar así la función didáctica del recinto, de hecho prevé celebrar en él su Escuela de Verano el próximo julio.

El antiguo Conservatorio María Cristina (impulsado por el compositor Eduardo Ocón a finales del siglo XIX) tiene su origen en un antiguo edificio del siglo XV. En la actualidad tiene incoado un expediente de catalogación como Bien de Interés Cultural y posee el máximo grado de protección, de ahí que se trate con especial mimo la rehabilitación de sus obras de arte, que recuperarán el tono cromático primigenio. Tanto los techos del salón de conciertos como los del salón de los espejos poseen lienzos del siglo XIX de Martínez de la Vega y Denis Belgrano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios