Los arquitectos del Auditorio culminan las mediciones acústicas del entorno

  • Los trabajos dirigidos ayer por el ingeniero Higini Arau arrojaron resultados positivos · El plazo de fin de este año para la presentación del proyecto de ejecución se mantiene, así como los 96 millones de presupuesto

Comentarios 2

No es cuestión de que mientras uno asiste a la representación de una ópera en el Auditorio de Málaga, en pleno muelle de San Andrés, el bocinazo repentino de un barco cercano interrumpa el espectáculo en el momento del más álgido clímax. Por eso, los arquitectos responsables del proyecto de construcción del mismo, Federico Soriano y Agustín Benedicto, dirigidos por el prestigioso ingeniero acústico y físico catalán Higini Arau (responsable de la calidad acústica de la mayor parte de los grandes auditorios españoles), realizaron ayer en el entorno que acogerá el futuro edificio las medidas convenientes para garantizar que no ocurrirán sorpresas semejantes. El mismo Benedicto explicó ayer que los resultados han dejado a los arquitectos "muy tranquilos" ya que el aislamiento ya asignado para el Auditorio "es mucho mayor que todo el ruido que podrá producirse alrededor de San Andrés".

Si bien las mediciones generales de impacto acústico ya habían sido realizadas, Benedicto detalló que los trabajos realizados ayer tenían más de precisión: así, se registraron los niveles acústicos del Paseo Marítimo Antonio Machado al paso de camiones y hormigoneras y del propio muelle de San Andrés al paso de barcos mientras hacían sonar sus sirenas. En concreto, la Autoridad Portuaria colaboró con los arquitectos al organizar con el melillero una sesión especial de sirena ininterrumpida durante dos minutos, suficientes para la medición. "Ningún sonido externo se filtrará en el Auditorio", insistió Benedicto al respecto.

Por su parte, tanto el propio Barquitecto como el gerente del consorcio del Auditorio, Francisco López, afirmaron que, en cuanto al plazo para la presentación del proyecto de ejecución (que permitirá licitar las obras y convocar el concurso para la adjudicación de las mismas) y la cuantía del presupuesto total se mantienen las decisiones adoptadas en la reunión del consorcio en diciembre de 2009: el proyecto se entregará en diciembre de 2010 y el presupuesto se mantiene en 96 millones de euros, 24 millones más del fijado cuando se convocó el concurso arquitectónico en 2007. La crisis, por tanto, no afecta de momento al Auditorio y según López "no tenemos previstos recortes, aunque a finales de este mes habrá una nueva reunión del consorcio y podría decidirse algo distinto; hasta que tengamos otras noticias, nos dirigimos por la hipótesis de que no habrá ajustes". De haberlos, el proyecto tendría que modificarse, lo que originaría nuevos e inevitables retrasos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios