"Todo museo atrae turismo, pero el público no es tonto, hay que darle calidad"

  • Doctora en Historia del Arte y especialista en la pintura española del XIX, afronta con "emoción"el reto de montar una pinacoteca en Málaga, "una de las ciudades culturalmente más activas de Europa"

Comentarios 3

Al otro lado del teléfono, la voz de María del Carmen López (Madrid, 1975) suena a lo que ella se apresura en pronunciar: "ilusión". La misma que proyectará en la creación de un museo como el Carmen Thyssen-Bornemisza, que contará como aval con su probada trayectoria en la coordinación de exposiciones para comandar "el proyecto más bonito que puede llevar a cabo un historiador de arte, crear un museo", asegura. Doctora en Historia del Arte por la Complutense, aterrizará "lo antes posible" en Málaga para hilar la gran colección permanente de pintura costumbrista que exhibirá el Palacio de Villalón a principios de 2011.

-¿Cómo afronta este desafío?

-Con muchísima emoción. Me parece un reto grandísimo. Espero incorporarme lo antes posible porque hay muchísimo trabajo. Conozco Málaga desde siempre, he veraneado mucho aquí. La ciudad en los últimos ha experimentado un despegue cultural impresionante. Todos los del mundo del arte estamos interesados en Málaga.

-¿Le impone dirigir la mayor colección de pintura costumbrista española del XIX?

-Este museo me interesaba mucho porque su colección iba a estar en torno a ese siglo, que es mi especialidad. Realmente, es una noticia que excede claramente los límites de lo local. En Madrid, en toda España, e incluso en Europa se habla de Málaga y de sus proyectos culturales. Creo, con diferencia, que es una de las colecciones más importantes de Romanticismo español, de costumbrismo andaluz.

-¿Se conoce realmente la relevancia de esta etapa?

-El fenómeno del costumbrismo español es de los más importantes, culturalmente hablando, que acontecen en el XIX. Ten en cuenta que España en el siglo XVIII está un poco olvidada en este sentido por los europeos. Y en el XIX se produce un redescubrimiento de los valores que tiene España como nación, y Andalucía se convierte en la quinta esencia de todos esos valores. Se pone de moda el viaje a España y todos sus asuntos, que los artistas tipifican y crean un nuevo género. Los pintores españoles se sienten sugestionados ante esa imagen que proponen los románticos ingleses, franceses y alemanes y elaboran una imagen propia de sí mismos. Y es un fenómeno que afectará también a la propia identidad del país. En el XIX se forman las grandes naciones europeas.

-¿Cuál sería, a su juicio, la 'joya' de esta colección?

-La enorme suerte que tenemos es que hay varias joyas, es complicado nombrar una sola. Destacaría que el recorrido que hace es tremendamente coherente. Empieza con Zurbarán, y su Santa Marina que es una obra excepcional. Está a la altura de la Santa Casilda del Museo del Prado, o de la del Louvre. Además , en la colección están los mejores nombres de la pintura española del XIX. Destacaría Fortuny, Berruguete y por supuesto a Sorolla, Zuloaga, y de Regoyos y Valdés.

-Desde un principio, la baronesa y su equipo han subrayado la necesidad de que el museo se comunique con su homólogo de Madrid, ¿son comparables?

-Los museos no son nunca comparables entre sí. Es imposible, porque la personalidad está marcada por su colección, por su edificio, entorno, visitantes... La riqueza del Thyssen de Madrid ofrece unas posibilidades infinitas. Habrá que ponerse a trabajar muy pronto en ello. Será una colaboración, evidentemente, muy estrecha.

-¿Cómo lo podría vender?

-Será un museo único. Su colección permitirá recorrer la historia del XIX en el arte español no académico. Y eso no lo puede hacer ningún otro museo. Además, en un edificio tan singular como el Palacio de Villalón rehabilitado y, esperemos, con un magnífico programa de exposiciones temporales.

-¿Dónde estaría el foco de atención del nuevo Thyssen?

-Poner en marcha un museo significa poner el acento en todo: en su colección, en los programas pedagógicos, en la atención al visitante, y en las exposiciones temporales. Los museos tienen que ser a la vez centros de investigación. Es muy importante que se investigue sobre la propia colección y que las exposiciones tengan realmente una profundidad intelectual que las avale. Tengo un currículo serio de investigación que espero poder seguir desarrollando en el museo.

-¿Beneficia al Thyssen que se convierta en un reclamo turístico?

-Todos los museos atraen turistas, y eso es muy bueno. Pero el público no es tonto. Hay que darle calidad si no, no funcionan.

-¿Supondrá un revulsivo para los otros centros de arte de la ciudad?

-Su creación refuerza la apuesta de Málaga por ser una de las ciudades culturalmente más activas de Europa. Es importante que dialogue con el resto de museos que forman el patrimonio de la ciudad . Trabajaremos en esa oportunidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios