La baronesa insiste en que no se avergüenza de la venta de 'La esclusa'

  • Carmen Thyssen recomienda al nuevo propietario del cuadro que lo exponga al público

La baronesa Thyssen, que ayer presentó en Sant Feliu de Guíxols el nuevo Espacio Carmen Thyssen, aseguró que no le da vergüenza haber vendido La esclusa, de John Condestable, por casi 28 millones de euros. "Para tomar esta decisión he tardado tres años", explicó Carmen Thyssen, quien insistió en que la crisis económica afecta a todos lo estratos sociales. Thyssen, satisfecha por el récord de precio de venta conseguido por la obra de un pintor británico con La esclusa, insistió en que se siente "tranquila" tras haberse desprendido de este cuadro.

La baronesa reiteró que la crítica de la hija del barón Thyssen, Francesca Thyssen, no le afecta y que ella también vendió cuadros de su padre tras su fallecimiento. Carmen Thyssen también insistió en que no siente respeto por la opinión de Norman Rosenthal, el que fuera patrono de la Fundación Colección Thyssen tras ser nombrado por Francesca, quien también ha criticado la venta de la obra de John Condestable. La baronesa explicó además que, antes de acudir a la subasta, le ofreció a la exministra de Cultura Angeles González-Sinde la posibilidad de que adquirir "el cuadro para España", pero que la crisis económica no lo hizo inviable, algo que se repitió en una posterior conversación con el ministro José Ignacio Wert.

En cualquier caso, la baronesa puntualizó que "las colecciones no se han destrozado con la venta de este cuadro", algo que, a su entender, se produciría si se desprendiese de otro. Thyssen espera conocer quién ha sido el comprador de La esclusa, porque quiere saber el destino de lo que calificó como su "bebé", y le sugiere que lo exponga al público como hizo ella hasta ahora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios