Las cartas boca arriba

  • Málaga defiende mañana en Madrid su candidatura para la Capitalidad Cultural de Europa en 2016 con una exposición frente al tribunal de sólo una hora en la que diez delegados glosarán las virtudes del proyecto

Comentarios 2

Más de una década después de que se planteara por primera vez la competencia de Málaga para la Capitalidad Cultural de Europa, la cuenta atrás ha concluido y ha llegado la hora de poner todas las cartas boca arriba. Mañana, una delegación de diez personas defenderá en el Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid a las 10:15 frente al tribunal competente (formado por 13 miembros seleccionados por el Ministerio de Cultura y diversas instituciones europeas) el proyecto presentado ya el pasado 12 de julio para la superación del primer corte. La exposición de candidaturas comienza ya hoy, en orden alfabético, tal y como sigue: durante la jornada de hoy defenderán sus proyectos Alcalá de Henares, Burgos, Cáceres, Córdoba y Cuenca. Mañana harán lo propio San Sebastián, Málaga, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca y Las Palmas. La jornada del miércoles se quedará en blanco por la convocatoria de huelga general y el jueves se presentarán las propuestas de Pamplona, Santander, Segovia, Tarragona y Zaragoza. El mismo jueves 30, a las 17:30, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, anunciará en rueda de prensa qué aspirantes superan el primer corte según el dictamen del tribunal. El número de ciudades que continuarán la carrera a partir de entonces es una incógnita, pero diversas fuentes, entre ellas la Fundación Málaga Ciudad Cultural (impulsora de la candidatura malagueña) barajan entre tres y seis.

Hoy mismo se desplaza a Madrid la comitiva malagueña formada por 15 delegados: el alcalde, Francisco de la Torre; el consejero de Cultura, Paulino Plata; la delegada del Gobierno andaluz, María Gámez; el presidente de la Diputación provincial, Salvador Pendón; la rectora de la Universidad, Adelaida de la Calle; el vicepresidente ejecutivo de la Confederación de Empresarios, Javier González de Lara; el presidente de la Fundación Málaga Ciudad Cultural, Juan López Cohard; el vicepresidente de la misma, José Manuel Cabra de Luna; la concejal de Economía, Carolina España; el delegado municipal de Cultura, Miguel Briones; el director artístico de la candidatura y responsable de la empresa Ingenia QED (encargada de la redacción del proyecto), Fernando Huici; los propios redactores del proyecto, Carmen Bueno y Joaquín Robles; la técnico de la Fundación experta en proyectos europeos, Montse Blanco; y la coordinadora de la Fundación Secretariado Gitano, María del Mar Torres. De estas 15 personas, sólo diez intervendrán frente al tribunal; entre éstas, está previsto que participen Francisco de la Torre, Paulino Plata (cuya exposición será similar a la que pronuncie hoy a favor de Córdoba, en reivindicación de una Capital Europea de la Cultura andaluza), María Gámez, Salvador Pendón, Juan López Cohard, Carmen Bueno, Joaquín Robles y Montse Blanco. Los cinco delegados restantes no podrán estar en la misma sala de la defensa, y sólo podrán acceder en sustitución de otro por causas de fuerza mayor.

El proceso resulta similar al que se sigue en diversas oposiciones para empleo público. Tras 15 minutos concedidos para la instalación de soportes informáticos o cualquier accesorio que los expertos empleen para ilustrar la propuesta, la defensa de la candidatura se desarrollará durante sólo una hora: los primeros 30 minutos se dedicarán a una exposición del proyecto, mientras que en los 30 minutos siguientes los miembros del jurado realizarán las preguntas que consideren necesarias a responder por los delegados. Previsiblemente, la primera parte tendrá un tono más institucional y se desarrollará según las líneas básicas del proyecto, teniendo en cuenta que cada intervención sólo podrá prolongarse entre dos y tres minutos. En la segunda parte cobrarán protagonismo los técnicos de la Fundación y de Ingenia QED para responder a las preguntas del tribunal. Lo que el comité pueda preguntar resulta imprevisible, pero la delegación cuenta con que sus miembros querrán tener constancias de las garantías económicas para desarrollar el proyecto en caso de que Málaga resulte elegida y de las dotaciones de infraestructuras culturales (las que ya funcionan y las que podrían hacerlo para 2016) y de comunicaciones con que cuenta la ciudad.

El resultado de las deliberaciones del jurado resulta igualmente imprevisible. Pero diversas candidaturas, entre ellas la malagueña, son conscientes de que, en gran medida, la defensa en directo del proyecto es la gran carta de la partida y que hay que apostarlo casi todo en ella. Caben dudar de que los miembros del tribunal hayan leído al dedillo los proyectos de las ciudades aspirantes, seguro muy voluminosos, teniendo en cuenta que se presentaron hace sólo dos meses. Resulta además significativo que el comité disponga de tan poco tiempo para deliberar: el próximo jueves, el fallo se dará conocer apenas unas horas después de la exposición de la última candidata. Por ello, el mismo Juan López Cohard admitía recientemente que de la impresión que la delegación deje en los miembros del tribunal dependerá, en gran medida, el éxito y la continuidad del proyecto. Pero en este campo las claves (desde gustos personales a experiencias previas de los titulares del comité) son muchas y a menudo cuesta identificarlas. La sensación de unidad, de cualquier modo, debe ser inequívoca. Por una vez, conviene que los responsables sean capaces.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios