"Los cocineros tenemos que soñar poco y trabajar mucho"

  • El reputado chef estará al frente de la carta de La Veranda en Marbella

El reputado cocinero Martín Berasategui llevará la gestión de la carta de La Veranda en el hotel Villa Padierna de Marbella. Promete incluir sabores y aromas del sur y "vanguardia en la cocina".

-¿Qué pondrá Berasategui sobre el plato en el hotel Villapadierna?

-Voy a hacer una cocina original, imaginativa y fresca que va a fusionar mis tradicionales recetas del Martín Berasategui de Lasarte con los sabores y aromas del sur y siempre pensando, mañana más que hoy, en arte en la cocina y pasado mañana más que mañana: vanguardia en la cocina.

-Usted gestiona la carta, pero ¿va a haber un chef que va a estar físicamente en el restaurante?

-Víctor Taborda será el chef del restaurante La Veranda. Todo el equipo está formado en mi casa de Lasarte donde reciclo a gente que va a entrar en este restaurante.

-¿Va a estar presente el pescaíto, el gazpacho y otros platos de la zona en la nueva carta?

-Por supuesto que va a estar la tierra en la que piso, y la tierra en la que piso lleva el gazpacho, el ajoblanco y muchos grandes platos que tenéis aquí en la cocina andaluza que los lleváis en vuestras raíces.

-La Costa del Sol tiene varias escuelas de cocina y un chef de prestigio como Dani García. ¿Cree que su propuesta para el restaurante La Veranda va a ser bien acogida?

-Dani García es, en mi opinión, el mejor alumno que he tenido nunca. Es un gran amigo, un profesional como la copa de un pino y una bellísima persona. En cuanto a la acogida de La Veranda, sólo decir que me han recibido con los brazos abiertos. No se puede pedir más atención con un cocinero. Ahora me corresponde a mí responder a este nuevo espacio gastronómico.

-A la hora de enfrentarse a los fogones, ¿cuál es la diferencia entre el cocinero del norte y el del sur?

-Yo creo que todos los cocineros, del norte, del sur o de otras tierras lo que tenemos que tener claro son tres palabras: respeto, humildad y trabajo. A partir de ahí soñar poco y trabajar mucho.

-Martín Berasategui ya conocía la Costa del Sol, pero ¿cómo afronta este proyecto?

-Ricardo Arranz (el propietario) me decía siempre que si algún día hacía un hotel, tenía claro qué cocinero quería. Fue sencillo decidirse porque proyectos de este calibre y de esta ilusión son proyectos a los que no se les puede decir que no.

-Cuando se cambian los papeles y pasa de cocinero a comensal, ¿es muy exigente?

-Soy exigente conmigo, pero cuando me encuentro con los cocineros y las cocineras del mundo siempre he pensado que me dan lo mejor que saben hacer . Desde ese momento yo ya estoy satisfecho.

-Y en casa, ¿es muy cocinilla?

-Hombre, por supuesto… Siempre he dicho que estoy rodeado de una maravillosa familia y de muy buenos amigos y cuando estoy en casa no dejo que cocine nadie e intento que disfrute todo el mundo de la cocina de su amigo, de su marido o de su padre Martín.

-No puedo terminar esta entrevista sin preguntarle a cerca de la polémica suscitada a raíz de la publicación del libro de Santamaría.

-La gente tiene que ser libre para expresarse. Lo que está claro es que yo siempre he ayudado a todos los profesionales que han llamado a la puerta de mi casa. Pienso que para subir una montaña hay un montón de caminos, y en la cocina también. Esto es como cuando hablas de tu familia, si no vas a hablar bien mejor que no hables. La cocina española está a un nivel impresionante y todos los cocineros son unos grandes profesionales. Todo lo demás no me importa nada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios