Una colección de 298 piezas repasa la historia de las armas de fuego

  • Entre las armas, que se encuentran en la Real Maestranza de Caballería de Ronda, se encuentra el juego de pistolas que usó Blasco Ibáñez en algunos lances

Pistolas que se usaban en duelos de honor, bastones que llevan oculto el mecanismo de una escopeta y fusiles decorados como obras de arte se integran en una colección de 298 piezas que repasan la historia en todo el mundo de las armas de fuego desde finales del siglo XV hasta la Segunda Guerra Mundial.

Testigos de enfrentamientos de diversa índole y símbolos de poder en su día, estas armas se encuentran hoy depositadas tras las vitrinas de la Real Maestranza de Caballería de Ronda y entre ellas se encuentra el juego de pistolas de fuego que usó el escritor Vicente Blasco Ibáñez en algunos de sus lances.

"El juego del honor no estaba reconocido, era ilegal y estaba muy perseguido por la justicia", ha explicado el director de la Real Maestranza, Ignacio Herrera de la Muela, quien destaca que estos enfrentamientos solían estar precedidos de otros en los que se usaban el florete o el sable.

Entre este tipo de armas, que no brillaban para que no hubiera destellos y no dieran pistas al adversario, se encuentra también un juego de pistolas de percusión, datadas en Francia en 1845, que utilizó el Duque de Montpensier.

Al margen de su uso, Herrera de la Muela ha indicado que lo más importante y valorado de las armas es la edad de fundición de los cañones, ya que hasta 1870 la aleación era distinta según donde eran fabricadas, pues cada organización, como los Borbones de Francia o los reyes de Inglaterra, tenía un componente muy exclusivo.

Por ello, el cañón solía pasar de mano en mano durante la historia, aunque la cureña, pieza en la que éste se monta, cambiaba su decoración con labrados y trabajos de marquetería realizados en materiales que van desde la madera al hueso pasando por el marfil.

"En ese sentido hace que el arma se convierta en un objeto museístico de gran valor, a través del cual podemos analizar aspectos de nuestra historia, de un colectivo o de un espacio determinado, de nuestro país, de Europa o el mundo entero", ha señalado el director de la Real Maestranza de Caballería de Ronda.

El diseño cambia desde un arcabuz con el crisantemo distintivo de la casa real Tokugawa, de Japón, o una pareja de pistolas alemanas que se asemejan a joyas, a las menos sofisticadas armas de los bandoleros, con una cureña rústica y cuadrada.

Durante la historia no sólo se modificaba la apariencia de estos objetos, sino también su mecanismo, ya que se aprecian cuatro tipos de llave -de mecha, de rueda, de pedernal y de percusión- que también se usaban en artilugios muy arcaicos y elementales de finales del siglo XV o en curiosos bastones-escopeta.

Esta colección de armas de fuego antiguas pertenece a un propietario anónimo que la ha querido dar a conocer a través de la institución rondeña, quien ha estructurado los fondos respetando su visión en colaboración con el armero y especialista en armas de fuego José Borja.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios