Un congreso recuerda a Hemingway en el 50 aniversario de su visita a Málaga

  • El Instituto Municipal del Libro y la Fundación Manuel Alcántara organizan las jornadas, que se desarrollarán en el Museo del Patrimonio y se clausurarán el próximo día 15 en la finca La Cónsula

Un encuentro internacional aborda desde hoy hasta el próximo día 15 en el Museo del Patrimonio Municipal (Mupam, en el Paseo de Reding) la vida y obra de Ernest Hemingway (1899-1961) cuando se cumple el 50 aniversario de la visita del escritor estadounidense a Málaga, donde escribió Un verano peligroso, obra de la que estas jornadas han tomado su particular título. Una decena de expertos participarán en el encuentro, organizado por el Instituto Municipal del Libro de Málaga y la Fundación Manuel Alcántara, que evoca la estancia en España de Hemingway, en la que siguió el duelo taurino entre Antonio Ordóñez y Luis Miguel Dominguín para hacer un reportaje, por encargo de la revista Life.

Entre los ponentes figura el biógrafo Andrés Arenas, que se centrará en el reportaje de aquel verano de 1959; el traductor (Premio Nacional en 2008) Miguel Martínez Lage, quien abordará las traducciones al español de la obra de Hemingway: y el profesor de la Universidad de Texas Douglas Laprade, quien se centrará en los problemas que atravesó el Premio Nobel con la censura franquista. También participarán los novelistas Justo Navarro y Edorta Jiménez y el catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares José Antonio Gurpegui, quienes abordarán la relación de Hemingway con la generación de los casos perdidos, su atracción por las fiestas de San Fermín de Pamplona y el trasfondo filosófico en sus obras, respectivamente.

Según explicó ayer el profesor y periodista Teodoro León Gross, codirector del encuentro, Hemingway llegó a Málaga a principios de mayo de 1959 y se alojó en La Cónsula, propiedad de un matrimonio californiano con el que había confraternizado en México. En aquel momento, el escritor atravesaba una "situación difícil, inestable", pero su pasión por los toros le llevó a elaborar un trabajo de 120.000 palabras en lugar de las 10.000 encargadas por la revista, que finalmente dio lugar a tres reportajes consecutivos y al celebrado libro Un verano peligroso. El duelo taurino entre Dominguín y Ordóñez no le costó la vida a ninguno de ellos, pero sí contribuyó al desequilibrio mental del escritor, que se suicidó meses después de su visita del año siguiente para terminar de conformar su propia leyenda.

El encuentro será clausurado en la finca La Cónsula por Valerie Hemingway, quien fuera secretaria personal del autor de El viejo y el mar u que después se convirtió en su nuera, y que hará memoria de esos años marcados por la pasión de los toros. De la mansión decimonónica de La Cónsula, Hemingway afirmó: "Nunca había estado en un sitio más hermoso. Era ideal para trabajar y comencé a escribir enseguida".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios