Los conventos de clausura destapan sus tesoros más dulces en Torremolinos

  • El Palacio de Congresos y Exposiciones acoge hasta el próximo sábado la Feria del Dulce de Convento, en la que 48 monasterios de toda Andalucía ponen a la venta 10.000 kilos de sus especialidades

Disfrutar de los dulces y postres artesanales más tradicionales de Andalucía es posible en Torremolinos. El Palacio de Congresos y Exposiciones de la localidad acoge hasta el próximo sábado la segunda edición de la Feria del Dulce de Convento, una iniciativa que muestra la riqueza de la tradición pastelera de los conventos de clausura andaluces, en muchos casos de transmisión secular, con la presencia de 48 monasterios.

Borrachuelos, mostachones, huesos de chocolate, alfajores, membrillos, yemas, trufas, roscos o encomiendas son algunos de los típicos dulces que forman parte del catálogo de productos en exposición y venta de esta muestra que pretende consolidarse como un referente en el sector. De hecho, en esta ocasión incrementa de 32 a 48 este año el número de conventos participantes; y multiplicará por tres y hasta los 10.000 kilogramos el volumen de especialidades a la venta. En esta segunda edición se incorporan representaciones de Jaén y de Granada, que se suman a los conventos presentes en la primera edición, de Cádiz, Córdoba, Sevilla y Málaga.

Las previsiones de visitas apuntan a que más de 15.000 personas, según cálculos de la organización, pasarán por el recinto congresual a lo largo de los cuatro días en que se prolongará esta exposición y venta de la producción artesanal de repostería conventual andaluza. La convocatoria, una actividad sin ánimo de lucro y que es de acceso libre y gratuito, trata de ayudar al sostenimiento de los gastos diarios de las órdenes religiosas participantes y al mantenimiento, además, del patrimonio cultural que suponen los conventos y monasterios andaluces, en muchos casos de enorme valor histórico-artístico.

La feria abre sus puertas diariamente de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00. En total se pondrán a la venta a lo largo de los cuatro días cerca de 10.000 kilos de dulces, postres y confitería de 48 conventos de las provincias de Jaén, Granada, Cádiz, Córdoba, Sevilla y Málaga.

Entre las órdenes religiosas representadas en esta feria estarán las Mínimas (de Archidona), Clarisas, Agustinas Recoletas, Dominicas de la Orden de Predicadoras, las Carmelitas, Agustinas, Franciscanas, Santísima Trinidad (Jaén), Carmelitas Descalzas, Franciscanas Descalzas, Comendadoras de Santiago (Granada) o las Monjas del Carmelo, entre otras.

Al tratarse de órdenes de clausura, los stands están atendidos por voluntarios de diferentes asociaciones torremolinenses. Salvador Alarcón se encuentra en el mostrador del Convento de Santa Clara de Marchena y apunta que los productos tienen muy buena aceptación entre los visitantes. "Son productos artesanales que no se encuentran en cualquier supermercado y al comprarlos ayudamos a los conventos", comenta.

El alcalde de Torremolinos, Pedro Fernández Montes, acompañado por el arcipreste de la Diócesis; José María Ramos Villalobos, y el resto de miembros del Equipo municipal de Gobierno fue el encargado de inaugurar una muestra que deleitará a los más golosos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios