Cine

La crisis no llega a Hollywood

  • Los grandes estudios preparan para el próximo año más de 40 proyectos, entre los que se encuentran la secuela de 'Iron Man', 'Avatar' o el 'remake' de 'Torrente'.

La actual crisis financiera parece no repercutir en Hollywood, que prevé poner en marcha la producción de más de 40 películas entre la primavera y el verano que viene, a pesar de que aún planea la sombra de la huelga sobre esta industria.

Tal y como avanzó esta semana la revista Variety, los grandes estudios se han asegurado cientos de millones de dólares en la financiación de estrenos previstos para 2010 y 2011, entre los que destacan filmes tan esperados como Avatar, de James Cameron, o Iron Man 2, de nuevo con Robert Downey Jr. como protagonista.

Una de esas cintas en desarrollo es la versión estadounidense de la española Torrente, cuyo rodaje está previsto para comienzos de 2010 con vistas a un estreno a final de año. "Ahora mismo se está escribiendo el guión, por lo que no se ha decidido quién será el director ni hemos pensado qué actores intervendrán", señaló Matthew Reese, asistente de Chris Bender, uno de los productores del filme. Según comentó Reese, aún no se ha determinado dónde tendrán lugar las nuevas aventuras del policía corrupto. "Es uno de los puntos que más se han debatido, parece que hay decidido algo pero puede cambiar en cualquier momento", dijo.

Otras producciones de gran expectación que saldrán adelante en ese periodo son Edwin A. Salt, con Angelina Jolie; la Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton; la adaptación al cine de El equipo A; Robocop, de Darren Aronofsky; Thor, de Kenneth Branagh; la segunda parte de Sexo en Nueva York o Nottingham, la nueva colaboración entre Ridley Scott y Russell Crowe.

Variety sostiene que este movimiento supone "el fin a la huelga de facto del sindicato de actores", un paro que aunque nunca se ha oficializado, sí ha provocado que los estudios no dieran luz verde a multitud de proyectos desde octubre de 2007.

La revista se refiere al conflicto entre estudios, representados por la Alliance of Motion Picture and Television Producers (Amptp) y sindicatos, ya que el Screen Actor's Guild (SAG), la organización mayoritaria, sigue sin firmar un nuevo convenio laboral que sí han aceptado otros grupos minoritarios.

La Amptp dejó claro que, a menos que hubiera un cambio drástico en la economía, aquella oferta sería inamovible. Fuentes del organismo dijeron que la propuesta seguirá encima de la mesa al menos hasta el 18 de octubre, cuando la junta directiva del SAG se reúna y decida si autorizará una votación respecto al comienzo de la huelga.

El problema de fondo es la cantidad de ingresos que percibirán los actores por la comercialización de DVD y otros formatos surgidos con las nuevas tecnologías.

"Cuando existe la amenaza de una huelga, como ya ocurrió en noviembre con el sindicato de guionistas, los estudios se apresuran e intentan concluir cuanto antes las producciones que tienen entre manos", dijo Eduardo Martínez, economista de la Corporación de Desarrollo Económico del condado de Los Ángeles.

"Pero los estudios son multinacionales y si la situación económica del país se alarga hasta Navidad o comienzos del próximo año, ahí se va a ver el verdadero problema y será duro para compañías como Sony o Universal ser inmune a la crisis de los créditos", agregó Martínez.

Todd Lindgren, vicepresidente de comunicaciones de la empresa privada FilmL.A. Inc, que proporciona los permisos para filmar en esa ciudad, aseguró que en Hollywood "históricamente siempre se ha respirado optimismo por salir adelante de cualquier crisis".

"La gente quiere evadirse de la realidad y alejarse de los problemas reales, y qué mejor que sea con todas esas películas de gran presupuesto que harán que entre mucho dinero en Los Ángeles y darán trabajo a miles de personas", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios