La cubierta del futuro Teatro Echegaray se colocará este mes

  • Las obras del nuevo coliseo municipal van a buen ritmo con idea de inaugurar a finales de 2008 · La posible compra de dos inmuebles colindantes ampliaría los espacios administrativos y de taquillas

En cuestión se semanas el Teatro Echegaray dejará de ser un amasijo de andamios. Una cubierta plana de hormigón se encargará de dar apariencia de realidad a un sueño que empezó a gestarse sobre papel hace unos siete años. "El 60 por ciento de la obra gruesa ya se ha hecho" aclara Francisco Peñalosa, arquitecto responsable del proyecto (junto a César Olano y Salvador Moreno Peralta) de este coliseo municipal que se erigirá como apéndice del Teatro Cervantes y que prevé abrir sus puertas al público a finales de este año. "Aunque técnicamente en octubre podrá estar acabado, su inauguración oficial depende de la programación de espectáculos", matiza Peñalosa.

Con el chasis levantado queda por delante el trabajo de carpintería y pavimento, la maquinaria escénica, las entreplantas donde se colocará el anfiteatro y la platea y los camerinos en el nivel superior.

El escenario se amplía cuatro metros con respecto al planteamiento original, por lo que pasa a tener 10 metros de profundidad en detrimento del aforo que ya no tendrá 459 butacas sino un máximo de 370. Sobre las tablas se podrá proyectar cine, acoger producciones de pequeño formato (como conciertos de música de cámara) que no tenían cabida en el Cervantes.

La estructura planeada permitirá sobre una superficie global de 2.144 metros cuadrados la instalación en la escena de un foso desmontable "a base de pequeños módulos que se podrán quitar en función de las necesidades del espectáculo", añade el arquitecto. Dotado con las últimas tecnologías, el nuevo Teatro Echegaray destacará por la versatilidad del espacio gracias a la instalación de gradas retráctiles que permitirán modificar su distribución (en forma de u, a la italiana o sin butacas) en función de cada puesta en escena además de facilitar la retransmisión televisiva.

La rehabilitación prevista para su fachada respetará la estética original del cine Echegaray (inaugurado el 19 de noviembre de 1932) y los mismos suelos de mármol. El inmueble es de estilo plateresco y protegido como Bien de Interés Cultural (BIC).

Para la modificación del proyecto original se han añadido 500.000 euros a los 5 millones previstos en el presupuesto municipal, además de la contratación de espectáculos para lo que se destinarán 400.000 euros. El planteamiento inicial no contaba con la aparición de agua a tan sólo tres metros de profundidad, y tenía pensado incluir pasarelas o superficie acristalada a modo de galería para exhibir los vestigios encontrados por los arqueólogos, como piletas romanas de salazones. Finalmente la dirección del Teatro Cervantes lo descartó para darle prioridad a un instalación multiescénica que el espectador podrá disfrutar este invierno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios