La cultura fluyó ante la gran demanda

  • Largas colas, museos llenos y aforos de los conciertos completos se vieron ayer en esta primera experiencia

Comentarios 1

La mayoría se habían enterado por los medios de comunicación y ya llevaban un plan previsto. A otros la Noche en blanco les pillaba por sorpresa en plena calle. Pero ni la amenaza de lluvia, ni los actos deportivos del día, ensombrecieron la primera experiencia de una actividad que resultó todo un éxito de público. A las ocho de la tarde y en la explanada del Centro de Arte Contemporáneo, una cuenta atrás en unas pantallas, tras las palabras del alcalde de Málaga y del artista Javier Mariscal, daba por inaugurada una velada que ofertaba 36 actividades. La primera de ellas fue dar a conocer los premiados de Artes visuales y Videocreación del certamen Málaga Crea.

"Estamos encantados de abrir esta noche en Málaga para llenar de cultura la ciudad", dijo Francisco de la Torre, que recordó que casi una treintena de espacios, tanto interiores como al aire libre, estarían abiertos hasta las dos de la madrugada ofreciendo distintas propuestas culturales. El CAC estaba repleto, sobre todo la sala dedicada a la creación local más joven. Allí familiares y amigos se daban cita para apoyar a los artistas.

Pero no sólo este centro contó con la participación ciudadana. Un buen número de malagueños también se acercó a contemplar los iconos que se exhiben en el Archivo Municipal y en la Casa Natal de Picasso las colas llenaban media manzana. María del Carmen Campos aguardaba su turno para entrar. "Me parece una idea estupenda que tendrían que hacer con más frecuencia pero no se ha contemplado la ampliación de horarios de los autobuses, no entiendo como el Ayuntamiento no ha previsto esto", consideraba. Su ruta para la noche la tenía bien planeada. "Después de visitar la Casa Natal queremos ir al concierto del Patio de los Naranjos, luego al de la Plaza de la Constitución y por último a la Alcazaba".

Tres cuartos de hora antes de que empezara el concierto del Cuarteto Avalonia ya había gente sentada en el patio de la Catedral. Y el Palacio Episcopal recibía una buena inyección de público para ver la muestra de Joaquín Peinado. "Queremos ver la Alcazaba de noche y el Museo de Costumbres Populares", decían Almudena y Rafa, una pareja de jóvenes para los que "es una pena que el Picasso no esté abierto hoy".

Lo que también fue una lástima es que la lluvia desluciera parte de la jornada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios