"El cuñadismo está infravalorado"

  • SFDK, el dúo andaluz que forma parte de la generación dorada del rap español, acaba de publicar 'Redención', un "último disco" con el que celebran sus 25 años de camino recorrido

Óscar 'Acción' Sánchez (Sevilla, 1977) y Saturnino 'Zatu' Rey (Sevilla, 1977), poco antes de la entrevista. Óscar 'Acción' Sánchez (Sevilla, 1977) y Saturnino 'Zatu' Rey (Sevilla, 1977), poco antes de la entrevista.

Óscar 'Acción' Sánchez (Sevilla, 1977) y Saturnino 'Zatu' Rey (Sevilla, 1977), poco antes de la entrevista. / reportaje gráfico: belén vargas

-redención: ¿por qué?

-(Zatu) Nos costó mucho dar con el título. El disco anterior lo llamamos Sin miedo a vivir, y mira, canciones mejores siempre las vamos a poder hacer, pero ese título cómo lo superas, si hasta nos han venido chavales que se lo han tatuado... La idea de todo el disco, al que le hemos echado muchas horas de pensar y pensar, es la siguiente: si alguna vez hemos hecho algo mal, una letra chunga o vacía o una música regularcilla, y por supuesto que eso ha pasado, con éste queda todo eso exculpado. Para mí, éste es un disco sin fisuras.

Vamos a seguir haciendo música, pero la rutina de sacar disco y luego hacer 'promo' y gira se acabó"

-Y con más registros que nunca en la música: hay funk, reggae, flamenco, étnica, rock...

-(Óscar) Como oyentes de música estamos mucho más abiertos. Yo ahora prefiero inspirarme en otras cosas antes que estrictamente en el rap, porque corres el riesgo de estancarte. Además, tenemos ya tantos discos que se lo dije a Zatu desde el principio: éste había que abrirlo, no podía tirar sólo de la instrumental de rap al uso ahí en loop y luego tres arreglitos metidos en el estribillo. Quería trabajar más la arquitectura de la canción, vamos. Nosotros venimos del rap hardcore de los 90, y todo el mundo nos ubica ahí, pero a estas alturas... Ritmos de esos típicos de aquella etapa te puedo hacer diez esta tarde, y a lo mejor hasta nos darían para grabar algo que a mucha gente le parecería guay, pero por qué voy a limitar mi creatividad. Estamos de verdad muy contentos, y no porque toque decirlo por estar de promo.

-¿Es tal vez su disco con menos humor y más amargo?

-(Zatu) Puede ser. En el estudio, cuando nos sentamos para escuchar lo que íbamos teniendo grabado, me di cuenta de que había mucho sentimiento agrio. Dolor, vaya. He pasado unos años malos, no porque me hayan pasado cosas malas o peores que antes, sino porque me las he tomado peor, simplemente. Me entró el demonio en el cuerpo, veía a mi alrededor cosas sin sentido, lo quería arreglar todo ahora, y llegó la depresión. Me insistió mi mujer y acabé yendo al psicólogo: nada, dos veces fui, "si tú vienes ya psicoanalizado", me dijo. Es la edad, no hay que darle más vueltas. Yo me había dedicado a reírme de todo y a ser feliz a toda costa, y cuando te paras de verdad a pensar en cómo funcionan las cosas, ojú... Nunca había querido formar parte de nada, quería vivir a mi aire, libre, en mi mundo, y me salió bien la jugada, lo conseguí durante años, pero bueno, la sabiduría nos alcanza a todos en algún momento, ¿no? Y eso siempre nos oscurece.

-¿Entonces no ha ido mejorando esa condición de tipo desubicado, que no encaja ni quiere encajar, que está siempre revoloteando en sus letras?

-(Zatu) No. ¡Va a peor, vamos! Cuando empezó a irnos bien en la música, a partir de los 30, vino todo rodado: dinero, cuenta en el banco, Hacienda, casa, familia... Y un día salí de mi casa, me quedé parado en la calle, mirando las casas de mis vecinos y me dije: "Al final has hecho lo mismo que todo el mundo. ¡Lo-mis-mo!, tío".

-Hombre, lo mismo-lo mismo...

-(Zatu) No exactamente, vale. Da igual. En el fondo, lo mismo. También pasa que cuando nació mi hija tuve que llevar un poco la vida de todo el mundo. La vida normal, qué será eso. Total, que ahí tienes que estar tú, en la puerta del colegio, viendo a padres peleándose a voces. Como para no ponerse malito de los nervios. Uno piensa que lo ha logrado, como decía antes, y resulta que no. Y hay que aprender a vivir otra vez. Al final, el cuñadismo está infravalorado. Porque ese del que nos reímos todos llega a su casa después de haber estado pegando risotadas y codazos y duerme el tío a pierna suelta. Yo me acuesto y me pongo a pensar. Y no paro.

-Sí que le ha agobiado la experiencia de la paternidad...

-(Zatu) Leer hizo mucho también. Necesitaba desatascar la cabeza y empecé a leer un montón. Me fui a los clásicos, a lo que decía todo el mundo que había que leer. Con Oscar Wilde me quedé pillado. El retrato de Dorian Gray me voló la cabeza, cada cosa que dice el personaje de Lord Henry es una lección de vida, que casi da miedo seguir leyendo. Hay lecturas que son puñetazos al cerebro.

-Bueno, ¿y qué es eso de que éste es el último disco de SFDK?

-(Óscar) Pues sí, esa es la idea. Cuando llevábamos un tiempo liados con éste lo hablamos y dijimos "mira, basta". Pero nos referimos al formato, a la rutina de tener que sacar 10-15 canciones, en un formato concreto, y luego la promo, y después la gira, y más tarde lo de más allá... Tenemos la sensación de que, con todo eso, hasta aquí hemos llegado. Pero vamos a seguir haciendo música, seguro. Iremos soltando canciones cuando nos apetezca o cuando tengamos de verdad un pepino. (Zatu) Yo eso de "tras este disco me retiro" no lo voy a decir, porque no va de eso, como ha dicho Óscar, y porque además la frase es un poco ridícula y en realidad nunca se sabe. No nos vamos, no lo dejamos, pero sí estaremos de otra manera, a otro ritmo y con proyectos distintos, que tenemos varios, como para estar entretenidos por lo menos diez años. Ya veremos si salen adelante, de momento no podemos contar nada porque hay que perfilarlos... Además, ya antes de que saliera Sin miedo a vivir [2014] tuvimos que parar cinco añitos. Llevamos mucho tiempo. Entonces qué pasa: vas a ver a los mismos tíos cada año y medio o dos, y sí, algunas canciones son nuevas, pero la sala es la misma sólo que más vieja y además huele peor, y la gente es la misma pero está más gorda y más vieja... La gente se cansa.

-¿Han perdido comba?

-(Óscar) No, porque somos muy listos y nos damos cuenta de todo. (Zatu) El parón se hizo por eso mismo. Creo que hemos sabido gestionar bien nuestra carrera.

-Recuerdan en una canción que en la vida "todo tiene su cara B". ¿La de su propio éxito cuál es?

-(Zatu) La esclavitud del "deberte a". Yo intento vivir sin presión, pero a veces no es fácil. Por ejemplo, toda esta historia de las redes sociales a mí me agota. La gente está siempre exigiéndote que te pronuncies sobre todo, pero ya, y en realidad qué más da. ¿Qué arregla un tuit, me lo puede explicar alguien? Y además: ¿tengo yo alguna solución? Por eso nunca he querido jugar la carta esa tan fácil en el fondo del artista comprometido [pone cara contrita y voz afectada]. (Óscar) Además, la mayoría de las veces, cuando la gente escribe cosas sobre los demás, o cuando se muere algún artista, lo típico, en realidad lo hace por vanidad. Y yo no puedo escribir nada que no sienta de verdad. Por ejemplo, con el terremoto de México sí salió de mí, porque he estado allí, conozco a gente de allí que me cae muy bien, y me afectó realmente. Todo son golpes de pecho, pero las redes van, básicamente, de "mirad todos lo guay que soy". (Zatu) Pero mira, le doy la vuelta a la pregunta: la cara B de todas estas cosas es que... ¡la gente nos quiere, tío! Nos quiere de verdad. Y piensas en la cantidad de gente que sigue viniendo a vernos... y aunque no fuera un montón, aunque fueran sólo diez: ¡vienen!, ¡a vernos! Por algo que tú estás haciendo porque sí, porque te gusta, porque lo harías en tu casa o con tus colegas de todos modos. La vida me ha tratado bien, y es verdad que todo llega por algo, y nosotros nos lo hemos currado a jierro, pero lo que me da más orgullo es que vamos a los sitios y se nos quiere. A otros les hará sentir bien entrar en un bar y que todo el mundo agache la cabeza o tener muchos millones en el banco, pero a mí lo que me reconforta de verdad es eso. Es el mejor pago. Y es una suerte.

-Llega el momento del pronunciamiento ritual sobre las condenas a Pablo Hasel y Valtonyc...

-(Zatu) Yo no creo, como muchos están diciendo, que hayan ido a por ellos por ser raperos. La gente se monta películas muy pronto, y yo creo que ni de coña es eso. Han ido a por ellos por comunistas, y para que los demás nos lo pensemos dos veces antes de abrir la boca. Y bueno, les han metido mano por apología del terrorismo, y ahí tengo que decir que yo ni me meto, no me gustan esas formas, lo siento mucho pero eso de ir amenazando no lo comparto. Ahora bien, hostia, es durísimo lo que está pasando. ¿Cárcel? ¿De verdad? Es absolutamente desproporcionado. Porque además yo a Pablo Hasel sí, pero a Valtonyc es que ni lo conocía. Ni yo ni nadie en la propia escena de los raperos, así que ya me dirás qué repercusión real habría tenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios