La debilidad jazzística de un vibrafonista

  • El músico malagueño, percusionista de la OFM, edita junto a José Carra 'Songs', un álbum con arreglos para piano y cuerda de temas de Chick Corea y Fred Hersch

La disciplina que impone una orquesta filarmónica deja poco espacio a la improvisación. Y si encima la dedicación acumula ya veinte años, las ansias de experimentar con otras partituras aumentan, por pura vocación. Arturo Serra pertenece a este grupo de músicos con hambre de nuevas sonoridades. Vibrafonista de la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) desde sus inicios, hace unos cuatro años decidió montar su propio sello -New Step Records- junto con un compañero de la OFM. La pretensión no era otra que dar salida a una querencia jazzística. "Soy percusionista pero tengo una dualidad musical. La música clásica es mi trabajo y he desarrollado la carrera de vibrafonista de jazz que es donde más cabida tiene", explica Serra, ganador del primer premio del Festival de Jazz de Getxo en 1993.

Fruto de esa dualidad acaba de ver la luz Songs, un disco a dos manos construido junto al pianista malagueño José Carra, a partir de partituras clásicas de Chick Corea y Fred Hersch . La novedad radica en que las originales están escritas para piano, pero tanto Serra como Carra las han arreglado para un cuarteto de cuerda, piano y vibráfonos. "Me gustaba la idea de meter cosas que ellos habían compuesto para piano pero arreglarlas y darles un toque más jazzístico", añade Serra. "Además ellos también combinan las composiciones de jazz con otras más clásicas", apunta el músico.

Grabado en la propia sala de ensayo de Carranque de la OFM, Songs incluyedos CD: uno basado en 20 piezas de piano de Chick Corea (Children's songs)de un minutos cada una, que "aunque tiene una especie de aura como de niñez, a veces suena como una cajita de música, pero son complicadas de ejecutar", advierte. El segundo disco parte de la suite de Fred Hersch titulada Songs without Words, de 30 minutos de duración, donde cada piezas "conlleva un giro moderno, hay un tango, una balada, un vals, un dueto, etc.", detalla Serra. "Sus partituras tienen un tipo de cifrado que te lo permite", señala. En este trabajo los arreglos corresponden a José Carra. "Cuando tocas con músicos de jazz a veces hay un pianista que toca mucho pero que no lee muy bien partituras, o viceversa, que leen muy bien partituras pero no saben improvisar. Y José en eso es perfecto, tiene mucho talento y domina ambas cosas", resalta. Por su parte, Arturo Serra ha participado en numerosos seminarios como los que realizó con Gary Burton, Hal Galper, Kenny Barron, Jim Snidero, Jerry Bergonzi, así como el seminario internacional dirigido por Graham Jones y el de marimba a cargo de Robert Van Since.

A semejanza de Chick Corea "que escribe para música clásica pero que también abre en algunas partes la partitura a la improvisación", Serra y Carra han pretendido con este álbum algo similar, de forma que el trabajo incluya espacios para hacer solos y otras improvisaciones. "Es algo que normalmente nunca se hace", subraya el vibrafonista.

La autoedición y distribución -sólo a través de la web www.newstepsrecords.com- viene a seguir la línea que está marcando este tipo de música. "Pasa en Nueva York con muchos músicos de jazz muy buenos. Se agrupan unos veinte, crean su propio ellos y lo distribuyen ellos mismos", sostiene Serra .

Songs ya se ha podido escuchar en directo en el Museo Picasso y en Fuengirola. "Es un reto también como músico, además de tocar grabar para que no se diluya", opina. El éxito de la experiencia ha provocado que tanto Serra como Carra ya quieran repetir. Juntos preparan para el año que viene otro proyecto similar, grabar con un cuarteto de cuerda, música de otros compositores a quienes, de nuevo, ambos admiran.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios