Un debut acelerado, buenas canciones

Noche de estreno es sinónimo de noche de nervios, que es lo que sucedió el pasado jueves en la Sala Cairo, inusitado espacio para el primer concierto del malagueño Lev Myshkin y, a su vez, primera velada organizada por Grabaciones Mi Anestesia -joven colectivo local al que damos la bienvenida desde aquí-. Hasta ahora, el escenario natural de Myshkin era el ciberespacio, y este regreso a la tablas, tras muchos años fuera de ellas, le jugó alguna que otra mala pasada. Nada grave, porque sus canciones aguantan una mala pasada.

Los también malagueños Stone Pillow ejercieron de teloneros. En acústico, y reducidos a dos, este proyecto mostró su entusiasta pasión por temas ajenos -Nirvana, The Strokes e Interpol, entre otros-, en una suerte de karaoke con guitarras.

Más interesante fue lo de Lev Myshkin. Lo suyo es un pop acústico inspirado en el intimismo de Nick Drake, el dramatismo del glam y cierta cercanía al mejor brit-pop. Su música se disfruta mejor con calma, siempre tensa por sus textos y su inspirada interpretación -vean sus vídeos en Youtube o visiten www.myspace.com/levmyshkinweb-, pero el jueves todo fue acelerado, una rapidez que no hace justicia a canciones como Pornology o Pandora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios