Pilar Urbano. Periodista

"La gente no se creía que la democracia llegase por el Rey y no por Adolfo Suárez"

  • Estos días presenta 'El precio del trono', un ensayo que recorre 80 años de país en la piel del monarca.

Cuando Pilar Urbano habla sobre la monarquía su discurso, contundente y serio, va ligado al de la historia de un país que tuvo en Don Juan Carlos "a todo un superviviente", recuerda la periodista. Sobrevivió a la caída de una monarquía, de una república, a una guerra civil y sus decisiones marcaron el rumbo de la democracia. Así lo refleja en su nuevo ensayo, El precio del trono, (editado por Planeta) una forma de dar respuesta a una incógnita: "después de todo ese viaje, ¿qué queda del hombre?", se pregunta.

-La línea argumental de su libro gira en torno al modo en el que Don Juan Carlos recuperó el trono confiscado por Franco, ¿hasta qué punto marcó el rumbo de su trayectoria?

-Totalmente, porque Juan Carlos tuvo que ser un príncipe a la espera. 27 años en la escuela de Franco, mantenido, alimentado, con un profesorado elegido por Franco en sus academias, fabricándose como rey pero con unas materias que no le servían para nada. Porque eran relaciones internacionales en dictaduras y para el ejercicio del poder absoluto. Nada de eso iba a ejercer.

-Inauguró una monarquía partiendo de cero...

-Cuando le decía a Torcuato Fernández Miranda , uno de sus profesores, "tráeme libros", le decía que no había y que para aprender algo tenía que mirar la realidad. Él mismo dijo: "inauguro un reinado sin telarañas pero sin manual de instrucciones". Él estrena la soberanía popular, un paso enorme pero a costa de desprenderse de todos los poderes. Y dárselos al pueblo.

-¿Y cómo se las ingenió para convencer de que su trono sería distinto al propuesto por Franco?

-El trono estuvo confiscado por el franquismo. Y los mismos que le educan se vuelven sus enemigos porque quieren que sea franquista. En mi libro reflejo cómo ya en 1965 hay constancia de que él ha decidido que habrá una monarquía. Pero no lo puede decir dentro sino fuera, recibiendo en la clandestinidad a políticos españoles, a periodistas extranjeros y, sobre todo, viajando a EEUU y a las monarquías europeas para convencerles de que con él vendrá la democracia, y que España entrará en el mercado común y en la OTAN.

-¿Hasta qué punto España supo de la relevancia de su gestión?

-Pasaba una cosa curiosa. La gente no se daba cuenta de que la democracia nos venía por el Rey, creían que nos venía por Adolfo Suárez. Forma parte de la ingenuidad del pueblo. Porque el pueblo es como un niño, que nunca dicen quién me regala esto (risas).

-¿Qué es lo que más le ha sorprendido de toda la documentación estudiada?

-El hecho de que Juan Carlos negociara con el Marqués de Villaverde la retirada de Franco en vida, y que la CIA lo estuviera espiando; o el apoyo descarado de EEUU desde 1968 a Juan Carlos para que entrase España en la OTAN. Fueron su sponsor. Le dieron apoyo económico y político para llegar al trono. .

-¿Qué huella han dejado en el monarca esos 80 años de Historia que recorre su libro?

-Él es acumulativo. El hombre que vemos hoy, taimado, cínico y astuto es fruto de todo esa historia. Se blindó como un galápago de lo que él llamó "caimanes al acecho", porque no podía decir nunca lo que pensaba y se sabía espiado telefónica y epistolarmente.

-¿Qué le convence más, una monarquía fortalecida por los recientes acontecimientos o debilitada?

-Ni lo uno ni lo otro. Las instituciones no tienen nada que ver con las anécdotas colaterales. Si al Rey se le hubiese detectado un fiasco económico perdería el gorro, del otro modo pierde a un yerno. Que es más barato.

-El rey pidió la semana pasada a los principales empresarios que arrimaran el hombro para crear empleo, ¿hasta ahí llega su papel

-Es su obligación decir en voz alta, y que lo oigan Merkel y Obama, que estamos dispuestos a crear empleo y hacer recortes. El jefe de gobierno no puede decir nada porque esto es una economía de mercado, pero el Rey si puede decirles: "sed patriotas. Arrimad el hombro".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios