"Sé que es un deseo utópico, pero ojalá caigan los bancos"

  • Niños Mutantes estrena nuevo disco, 'Náufragos', hoy en la París 15 dentro del festival Purapasta · La banda granadina comienza una gira que le llevará por toda España

No son nuevos en esto. Pero estos Niños Mutantes llegan hoy al Festival Purapasta, en la Sala París 15, con la tensión previa a una gran cita. Tocarán por primera vez los temas de su último disco: Náufragos. Las críticas han sido buenas. Ahora toca verlos en directo. Juan Alberto Martínez, su vocalista, lo confirma.

-¿Aún hay nervios antes de un concierto?

-Mentiría si dijera que no nos pone nerviosos. La reacción de la gente al escuchar el disco ha sido muy buena y, bueno, ahora es el momento de afrontarlo en directo. Estamos un poco acojonados…

-¿De dónde salió el nombre del disco?

-Se llama Náufragos porque ha habido muchos hundimientos en estos últimos años. Primero a nivel global con esta crisis generalizada de Europa y de España, pero también hemos sufrido nuestros propios hundimientos personales. Un poco de todo.

-Al menos, usted tiene trabajo y vive de lo que le gusta...

-Y sin crisis llenaríamos estadios… [risas]. No, que va, ahora en serio: Nos sentimos muy afortunados, porque en estos tiempos no sólo sobrevivimos, sino que crecemos. Somos conscientes de la suerte que tenemos, aunque también tenemos nuestros problemas.

-Total, que somos todos Náufragos…

-Yo creo que sí, todo se está hundiendo. Cada uno se agarra a su madera. Somos todos náufragos con un futuro incierto en el que no sabemos si alguien nos rescatará de esta isla o si acabaremos mal. Nosotros intentamos dar un sentido positivo: Las épocas de crisis lo son también de catarsis, de cambios y, si todo esto acaba en un cambio de mentalidad, de decir adiós a la religión del consumo salvaje y pasamos a otros modelos menos individualistas y menos esclavizadores, habrá merecido la pena. Uno intenta ser optimista, pero la mayoría de cosas que ve parecen ir dirigidas a reforzar más las cadenas al cuello.

-¿Tanto afecta el entorno a la creatividad?

-Somos permeables a lo que va pasando a nuestro alrededor y nos va transformando. Ha habido un fenómeno muy claro en este disco que se debe al entorno en el que estamos. Un panorama negro en el que no nos apetecía hacer música para cortarse las venas, sino algo que sonara a energía, ilusión… En este disco hemos aprendido a hacer música vigorizante y más alegre sin tener que decir tonterías.

-Dicen las críticas que las letras son de lo mejor de Náufragos…

-Con las letras pasaba como con la música: Había un nivel de inseguridad grande al comenzar por la comparación con el disco anterior. Siempre hemos intentado decir cosas que para nosotros signifiquen mucho, pero también en las que se identifique el público.

-¿Y sobre qué habla Niños Mutantes en ' Náufragos'?

-Hay temas personales… Nuestros discos reflejan nuestras vidas: Antes nos preocupábamos de los enamoramientos platónicos y amores pasionales; luego, las paternidades y, ahora hay rupturas, odio, despecho… Es la evolución de 15 años. Esta vez han entrado temas sociales. No queremos hacer panfletos ni demagogia, pero había que decir cosas. Siempre lo hemos hecho con honestidad, sinceridad y mensajes claros. No nos gusta escondernos detrás de metáforas.

-Una canción dice: "Caerán los bancos", ¿lo cree de verdad?

-Es un deseo utópico, pero ojalá caigan los bancos. Ojalá mi hijo o mis nietos lleguen a verlo porque, desgraciadamente, nosotros no lo veremos. Son los culpables de esta situación junto a los mercados. Los políticos ahora ni pinchan ni cortan. Las grandes acumulaciones de fortunas son los que deciden el futuro de los países.

-Niños Mutantes, al menos, se ha atrevido con un nuevo disco...

-Para nosotros esto siempre ha sido una carrera de fondo, intentamos superarnos de un disco a otro. Nunca habíamos tenido más presión que la de nosotros mismos, pero después del último disco, estábamos algo acojonados por estar a la altura del anterior.

-¿Y lo habéis conseguido?

-Estamos contentos con el resultado. Las canciones han seguido creciendo y nunca las hemos dado por cerradas. Nos ha costado algún disgusto que otro y mucho sacrificio, pero ha merecido la pena.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios