Una muestra desmonta tópicos en torno a Juan Ramón Jiménez

  • La exposición que se exhibe en el Archivo Histórico Provincial hasta el 11 de julio ofrece un recorrido por la vida y la extensa producción literaria del poeta andaluz

Dicen los expertos que Juan Ramón Jiménez (Moguer, 1881, San Juan de Puerto Rico, 1958) fue un hombre complejo pero capaz de asumir sus propias contradicciones. Sin embargo, algunos rasgos de su carácter le valieron fama de hombre melancólico, de poeta malhumorado. Algo que, en muchos casos, no resultó demasiado beneficioso para su proyección pública. Para cerrar el trienio juanramoniano, y cuando acaban de cumplirse los 50 años de su muerte, el Centro Andaluz de las Letras y la Consejería de Cultura han organizado la muestra Juan Ramón Jiménez. Aquel chopo de luz, que se exhibe en el Archivo Histórico Provincial de Málaga hasta el 11 de julio. Esta exposición, que recoge su vida y su extensa producción literaria, pretende "servir para que entendamos mejor su obra y para eliminar tópicos", como dijo ayer en la presentación la consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres.

"De Juan Ramón se dijo que hizo la guerra a la Generación del 27 cuando lo que ejerció fue el magisterio", aseguró el comisario de la muestra, Javier Blasco. "Sin Juan Ramón la poesía del siglo XX no hubiese sido la que es, hay muchos tópicos que esta muestra intenta echar abajo para recoger los múltiples registros que ofrece la obra del poeta de Moguer", añadió Blasco. En los paneles, cargados de fotografías, algunas inéditas, de manuscritos y de textos explicativos, se puede transitar desde el discurso intimista hasta textos más comprometidos con la ética. "Fue sólo un poeta, nunca le interesó la política, pero creyó que podía contribuir con su arte a hacer un pueblo mejor", comentó el comisario y agregó que el escritor y su mujer, Zenobia, siempre mantuvieron su fidelidad a la República.

Con la propiedad que se merece una figura literaria como la de este Premio Nobel aunque con una mirada distinta, la muestra ofrece un recorrido que se inicia con sus comienzos poéticos, para continuar con su llegada a Francia, los primeros años de peregrinaje a Madrid, su regreso a Moguer y su posterior vuelta a Madrid, donde se encontrará con el amor de su vida, Zenobia Camprubí. "El que la visite con detenimiento va a encontrar una aventura intelectual y estética importante", anunció el comisario, que mostró la fotografía de Juan Ramón vestido de marinero y "llenos de sueños" con la que se inicia la exposición.

Tras esa primera época de plenitud, entre 1917 y 1923, se detiene en la etapa del exilio, su llegada a las Américas y con ella el destierro, configurando el complejo perfil de una época convulsa y el retrato de una de las cumbres de la Poesía Universal en castellano. Todo esto se extiende a lo largo de 35 paneles con los que se pretende difundir la obra del autor de Platero y yo de forma sencilla, "con claridad y siguiendo una metodología didáctica pero con rigor intelectual", aseguró ayer la consejera de Cultura.

Tras su clausura, esta muestra que contiene poemas inéditos donados por los herederos del autor onubense itinerará por los municipios que la soliciten y en septiembre viajará a Nueva York. En este año dedicado a Juan Ramón Jiménez la Junta también ha distribuido 100.000 ejemplares de la antología elaborada por Javier Blasco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios