Los desmontables de Miguel Berrocal llegan a Bezmiliana

  • Rincón de la Victoria acoge una exposición de esculturas del artista malagueño hasta el próximo 24 de agosto

Cuenta Cristina de Bragance Berrocal, viuda de Berrocal, que para el artista malagueño era esencial mostrar al espectador el alma de la escultura, donde reside su vida interior. Quería llamar la atención del público sobre el espacio vacío lo mismo que el lleno. Sobre aquellas partes que no se ven pero que, sin embargo, quedan al descubierto en arquitectura o en nuestra anatomía. También en la escultura y así lo enseñó Miguel Berrocal (1933-2006) en los años 60 con sus primeras figuras desmontables, que hoy se pueden ver en la Casa Fuerte Bezmiliana.

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria y la Fundación Escultor Miguel Berrocal para las Artes han querido acercar esta muestra de más de una veintena de piezas de pequeño formato a la comarca axárquica. Se trata de una serie creada entre 1962 -María de la O fue la primera- y la década de los 80, en la que el espectador puede disfrutar de las esculturas "montadas y desmontadas", de forma que puede descubrir el perfecto engranaje geométrico que las configuran. Junto a ellas, unos paneles ilustrativos explican el desmontaje. También hay una carpeta, Axonometrías, que recoge los dibujos a mano alzada y la construcción interior de algunas de las obras que se exponen. De Bragance explicó, durante la presentación de la muestra, que la monumentalidad de la exitosa exposición clausurada hace unos días en Málaga "no está reñida con la dimensión". De hecho, la viuda del artista malagueño apuntó que otro de los pilares de estas piezas es que tienen el don de la ubicuidad. Su reducido tamaño consigue que puedan contemplarse en cualquier lugar.

Entre las esculturas que pueden visitarse hasta el día 24 de agosto destacan un homenaje al David de Miguel Ángel Buonaroti en bronce y un Richelieu de hierro forjado constituido por 60 piezas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios