El diálogo, posible solución a la vida

  • La nueva obra de Factoría Echegaray 'Hécate y la frontera' ahonda en los puntos de vista en conflicto con el tráfico de refugiados como telón de fondo

Las actrices Ana Varelo, Almudena Puyo y Carmen Baquero ensayan una escena en el Echegaray. Las actrices Ana Varelo, Almudena Puyo y Carmen Baquero ensayan una escena en el Echegaray.

Las actrices Ana Varelo, Almudena Puyo y Carmen Baquero ensayan una escena en el Echegaray. / Teatro echegaray

La incubadora escénica municipal Factoría Echegaray continúa con la producción de obras de lo más variadas. La última, Hécate y la frontera, que se estrenará el próximo 29 de noviembre, es un drama que profundiza en la necesidad de comunicación y de ésta como "posible solución" del ser humano mediante el choque de puntos de vista que surje entre tres mujeres, interpretadas por Ana Varela, Carmen Baquero y Almudena Puyo, que se disponen a traficar con refugiadas musulmanas del norte de África. El texto, del malagueño Samuel Pinazo, fue galardonado con el Primer Premio Certamen Nacional I PopDrama 2016, y está dirigido por el dramaturgo José Padilla, ganador del Ojo Crítico de RNE.

"Si bien el telón de fondo es el tema de las refugiadas, en realidad trata de tres mujeres en un espacio cerrado midiendo sus miedos, sus ilusiones y sus distintas visiones del mundo y cómo están confrontadas", explicó ayer Padilla en un ensayo abierto a los medios de comunicación.

Así, Varela, Baquero y Puyo dan vida a Virginia, Elena y Ioana, tres mujeres que fueron despedidas de la empresa de telefonía en que trabajaban cuando se deslocalizó y que ahora planean introducir a un grupo de refugiadas en Europa.

"El personaje que hago yo, Virginia, es una tía 100% pragmática con cero romanticismo que vaa lo que va a hacer el plan, a ganar pasta con esto y que tiene una visión de la vida completamente práctica", precisó Varela.

Su contrapunto es Elena, "una tía que cree que es práctica, pero no lo es, que tiene una visión más romántica de cómo deben ser las cosas", detalló Baquero. "Éticamente ella cree que hay unos valores que hay que defender y que ayudando a una persona estás ayudando al resto", añadió.

En el centro de estos dos personajes se sitúa la "peculiar" Ioana, que según Puyo es "la frontera entre ellas dos, viene ya de vuelta de otro sitio, como que ni siquiera entra en el conflicto que tienen ellas dos, no lo siente necesario.

La obra está actualmente "afinando lo actoral" pues a continuación se incorporará la iluminación, el sonido, vestuario, la parte escenográfica y el vídeo, especificó su director, quién añadió que aunque se trata de un drama también tiene momentos de comedia y de crítica a la precariedad laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios