La dirección del Cervantes niega haber cometido irregularidades

  • La entidad destaca que las contingencias señaladas por el interventor responden a "una duda sobre la deducción del IVA"

Frente a los aspectos fiscales de la gestión del Teatro Cervantes y el Festival de Cine señalados por el interventor y expuestos por este periódico el pasado martes, la dirección de esta institución negó ayer haber cometido irregularidad alguna en este sentido ni estar en proceso de inspección por parte de Hacienda. En un comunicado, los responsables del teatro aseguraron que la "contingencia fiscal" a la que se refiere el interventor en su informe responde a "una duda sobre una parte del IVA deducible pagado por las empresas municipales a sus proveedores, cuestión que está en debate en las empresas públicas municipales españolas y sobre la que hay interpretaciones contradictorias por parte de las autoridades fiscales. En el caso del Teatro Cervantes y el Festival de Málaga, el debate estriba en si es deducible o no parte del IVA pagado a los proveedores".

En este sentido, según la dirección del teatro, "la alusión del interventor a la inspección tributaria es un párrafo de carácter meramente formal que alude a la posibilidad legal de que toda sociedad pueda ser inspeccionada durante los ejercicios no prescritos (4 años fiscales): 'Se hace la salvedad de que a la fecha de emisión del informe, la entidad mantiene abiertas a inspección las declaraciones no prescritas de los impuestos que le son de aplicación (…)'. Es decir, que, como toda persona jurídica o persona física, podría ser inspeccionada por Hacienda pues así lo recoge la legislación". Igualmente, recuerda que el Ayuntamiento considera "razonables" los sistemas de control interno.

Con respecto a la duplicidad de facturas que apunta el interventor, tres en el caso del teatro y dos en el Festival de Cine, la dirección subraya que el mismo informe considera a las mismas "de importe no significativo en el entorno de la auditoría". "En todo caso", admite, "dicho error ha sido corregido en el primer trimestre del ejercicio 2008". Igualmente, según las mismas fuentes, la Auditoría del teatro recoge unas recomendaciones referidas a reclasificaciones contables, como es el caso de las cuotas bonificadas de Incapacidad Laboral Transitoria, "que no tienen incidencia en la cuenta de resultados de la sociedad como meras reclasificaciones contables. Precisamente para la detección y subsanación de este tipo de errores se realiza la auditoría, cuyo objeto es la verificación de documentos".

Por último, en cuanto a los contratos artísticos, la dirección del Cervantes asegura que el informe incurre en un error al destacar que los mismos se han producido "sin haber solicitado a cada contratado la justificación de no encontrarse incurso en la prohibición de contratar", ya que los contratos artísticos son contratos privados "y desde la constitución de la sociedad mercantil Teatro Cervantes de Málaga quedaron fuera de las exigencias de la LCAP" (Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, hoy derogada por la entrada en vigor de la Ley de Contratos del Sector Público). El Cervantes admite que se han podido producir errores como la firma de algún contrato por parte del gerente que por razón de la cuantía debería haber pasado por el Consejo de Administración", pero apunta que "dicha situación quedará subsanada en este ejercicio mediante la ratificación de los contratos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios