El encuentro con la belleza, de nuevo

  • Vuelve la obra de Dámaso Ruano tras su fallecimiento este pasado verano La galería Benedito se abre por primera vez en sus tres décadas a la abstracción y reúne 32 obras del artista

Una Marea llena por completo el escaparate de la galería Benedito para arrancar una mirada emocionada, la primera, aquella que llega al alma, que avisa de que se acaba de encontrar nuevamente con la belleza, que agradece haber tenido la suerte de coincidir en tiempo y espacio con un creador como Dámaso Ruano. Y al entrar en la sala, los colores tierra de su Tetuán, los azules de su Málaga, algún verde espontáneo y fresco, los collages, las maderas, devuelven al genio que se fue para dejar claro que nunca se ha ido. Desde ayer y hasta el 5 de marzo, la galería muestra la exposición Abstracción Lírica, una cuidada selección de 32 piezas de distintas épocas que guardan la impronta inconfundible de su pincelada.

Entre la familia y la galería se han elegido los acrílicos sobre papel y sobre lienzo que se han colgado para la ocasión. Algunos son inéditos, "que ni nosotros conocíamos y que estamos encontrando ahora", explica Pablo Ruano, hijo del artista. Desde el año 93 hasta su última etapa creativa, a finales del 2000, se recorre en la muestra para dejar constancia de "su línea abstracta, con esos colores tan simbólicos suyos, sus arenas, sus azules, con la geometría como protagonista", subraya Eugenia Benedito, directora de la galería.

Ésta es la primera vez en las tres décadas que cumple Benedito que exhibe una muestra íntegramente abstracta. "Era una asignatura pendiente", dice la directora de la sala. "Normalmente nos hemos dedicado más a la figuración, pero siempre nos había fascinado la obra de Dámaso", agrega Benedito, dispuesta a "sorprender" a sus clientes habituales y darles una nueva perspectiva y segura de que el lenguaje pictórico que plantea el artista "les va a gustar".

"Cada cuadro es un descubrimiento", mantiene la directora de la sala y asegura que "es una selección muy buena y está muy complementada y creemos que hacen un buen conjunto". Para Eugenia Benedito la obra de Ruano "es atemporal, todos los lienzos tienen un punto en común, su sello propio y totalmente reconocible con el que se mantiene su discurso". Y Pablo Ruano asegura que la creación de su padre "sigue estando vigente, miras un cuadro y parece que lo pintó ayer, por los colores tan actuales y cómo los utiliza".

Pablo Ruano afirma que "el que conoce la obra de mi padre sabe que es de él nada más mirar los cuadros". "Pienso que es lo principal a lo que puede aspirar un artista, a ser reconocible", subraya, y en la muestra Abstración Lírica se encuentra al pintor en cada centímetro de papel o tela hecha arte.

Al hilo de la muestra, la galería ha editado un libro, el número 59 de su colección de pintores, que además del catálogo se completa con la trayectoria de Dámaso Ruano contada por Amparo Martín del Toro, compañera del artista en su etapa de maestro en el colegio Cerrado de Calderón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios