El cine español pone acento malagueño a los Premios Goya en su mejor cosecha

  • Antonio Banderas recibirá hoy el premio honorífico de manos de Pedro Almodóvar Dani Rovira (que presentará la gala), Antonio de la Torre y Mercedes León aspiran a ganar sus estatuillas

No deja de ser significativo que, a la hora de celebrar el gran año del reencuentro con el público en la gala de los Premios Goya de esta noche, el cine español adquiera una connotación poderosamente andaluza, gracias, en primera instancia, a la posición de La isla mínima de Alberto Rodríguez como favorita con 17 nominaciones. Pero tampoco lo es que, en la misma coyuntura, la edición de hoy, la más feliz en muchos años gracia a la bendición de la taquilla (con una recaudación de 130 millones de euros), vaya a cobrar un poderoso acento malagueño. De entrada, es segura la presencia en la tarima de dos malagueños con papel protagonista: Antonio Banderas recibirá el Goya de Honor a cuenta de toda su trayectoria de manos de Pedro Almodóvar (y, más que probablemente, de Penélope Cruz, que ha confirmado su asistencia después de cinco años), y Dani Rovira ejercerá de presentador en un debut sobre el que están puestas todas las expectativas. Pero Rovira aspira a llevarse el Goya al mejor actor revelación por su trabajo en Ocho apellidos vascos, y otros dos malagueños de pro, Antonio de la Torre y Mercedes León (con muy distintas trayectorias en el cine, pero ampliamente merecedores de la estatuilla), compiten en las categorías de mejor actor y actriz de reparto por su comparecencia en La isla mínima. Nunca en la historia de los Goya se había producido semejante aluvión costasoleño, lo que ha motivado, claro, que hasta el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, vaya a acudir a la cita. Lo hará en compañía del Ministro de Cultura, José Ignacio Wert, que después de la clamorosa ausencia del año pasado regresa a un sarao en el que no pocos le esperan con los dientes afilados. Habrá que ver cómo se las gasta Dani Rovira al respecto, si bien el humorista ya ha dejado claro que "dará el cante" sin necesidad de que llegue la sangre al río. También el consejero andaluz de Cultura, Luciano Alonso, mostró ayer su confianza en que la gala madrileña de hoy suponga "una buena cosecha de galardones para el cine andaluz y un reconocimiento más al buen trabajo y talento de la industria cultural de esta comunidad".

Todo apunta, en este sentido, a un éxito en cuanto a número de galardones para La isla mínima, a tenor del dictamen de los Premios Feroz, los Premios del Cine Andaluz y los Premios de los Escritores Cinematográficos, ya concedidos. Pero Alberto Rodríguez tendrá que vérselas con duros adversarios, ya que compite con El Niño de Daniel Monzón, que ya en 2010 se llevó 12 de los 17 Goyas a los que aspiraba su Celda 211, y con el triunfador del último Festival de San Sebastián, Carlos Vermut, Concha de Oro por Magical Girl y Concha de Plata al mejor director (cierta regla no escrita estipula, sin embargo, que las películas triunfadoras en Donostia no salen de los Goya precisamente bien paradas, tal vez a modo de compensación). A estos dos miuras hay que sumar la sorpresa de la bellísima Loreak, primera película íntegramente rodada en euskera que compite en los Goya, de José Mari Goenaga y Jon Garaño, y la revelación argentina del año, Relatos salvajes, dirigida por Damián Szifrón. Monzón, Rodríguez, Szifrón y Vermut competirán también como mejores directores y el elenco de actores de estas cuatro películas acaparan prácticamente las categorías de protagonista, reparto y revelación. Suerte a todos, por si acaso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios