El espíritu del Rey del Rock resucita esta noche en Marbella

  • Taking Care of Business (TCB), formada por músicos de la banda original de Elvis Presley ofrece en el Palacio de Congresos marbellí su único concierto en España

Elvis Presley no llegó a pisar los escenarios españoles, pero su espíritu estará más presente que nunca hoy en el Palacio de Congresos de Marbella. La banda original que acompañó al rey del rock desde 1969 y hasta el día de su muerte, Take Care Bussines (TCB) -como el propio Presley la llamaba- rinde tributo al que fuera su líder en el año en que cumpliría 77 años con una gira europea en la que esta es la única parada en nuestro país. Las entradas oscilan entre 29 y 150 euros.

Un testimonio de lujo narrado por músicos que de por sí ya forman parte de la leyenda viva del rock: James Burton, Paul Leim, Glenn D. Hardin, Ronnie Tutt y Norbert Putnam, además de Dennis Jale, el vocalista que tiene la papeleta de ponerle voz a los temas del de Memphis. "Intento hacerlo a mi manera, por que él cantaba mucho mejor", afirma entre risas. Junto a ellos también viajan Jerry Schilling y Sam Thompson, amigos inseparables del artista.

Los integrantes del grupo, que se anuncia como The Elvis Presley's Original Band manifestaron ayer en Antequera durante el acto de presentación del concierto -que tendrá lugar en el Palacio de Congresos marbellí a las 21:30- la ilusión que despierta en ellos subir a los escenarios juntos después de tantos años. El concierto forma parte de la gira europea programada para este mes de enero y que les ha llevado a plazas tan variadas como Viena, Bélgica o Noruega, entre otras, aunque aseguraron que volverán a España en septiembre.

"Ahora es igual de divertido que antes, o incluso más, porque tenemos más libertad para hacer cosas nuevas", señala James Burton, visionario de la guitarra eléctrica.

Oyéndoles hablar sobre el Rey del Rock y las anécdotas vividas junto a él, uno no se forma la imagen de estrella que cabría esperar en un personaje de su talla. "Nos gastaba muchas bromas, como tirarnos agua. Y nosotros siempre teníamos preparadas pistolas de agua para devolverle la jugada", apunta Ronnie Tutt, el batería de la banda con el que Elvis ofreció unos 1.200 conciertos y que ha trabajado con artistas de la talla de Neil Diamond.

"Sólo era un niño pobre que cumplió el sueño americano", añade Schilling. Sin embargo, los músicos reconocen que tocar con a él conllevaba una cierta dificultad dada su creatividad sobre las tablas. "No podías perder el contacto visual con él porque nunca sabías qué iba a hacer", recuerda. Entre algunas de las manías que tenía Elvis antes de un concierto se encontraba no poder estar demasiado tiempo en el camerino porque se agobiaba, o echar pulsos con sus compañeros para "soltar adrenalina", narra Schilling, amigo de Elvis desde los 12 años.

Una de las preguntas obligadas de la comparecencia hacía ilusión a la leyenda de que Elvis sigue vivo, algo que desmiente Schilling, quien asegura que no podría estar retirado en una isla dada su carismática personalidad. Además, de seguir efectivamente vivo, no dudan de que continuaría ligado al mundo musical y cinematográfico, ya fuera grabando o produciendo obras. "Se habría centrado en extender y llevar al máximo nivel el gospel, el estilo que más le gustaba", declara Tutt. Lo que sí es seguro es que su esencia sigue más viva que nunca. Y de demostrarlo se encargarán hoy en Marbella estos titanes de la música.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios