El éxito secular del burlador

  • Hasta cuatro montajes teatrales distintos devuelven hoy a Don Juan a las tablas en Málaga · ¿Quién dijo que la tradición del Día de Todos los Santos se había perdido?

Bastó que El burlador de Sevilla, atribuido a Tirso de Molina, comenzara a representarse en los corrales de comedias en la primera década del siglo XVII para que el mito de Don Juan prendiera como genoma inconfundible de la cultura española. Si bien Molière intentó ganarlo para su cruzada de la comedia ilustrada, convirtiéndolo en el galán arquetípico no precisamente preocupado por la otra vida, y si bien Zorrilla decidió redimirlo cristianamente en su romántico Don Juan Tenorio, el golfo perdedor de almas y excitador de señoritas constituye un patrimonio tan ibérico como la romería y los toros. Al mismo tiempo, la costumbre de acudir al teatro a ver una representación del Tenorio cada 1 de noviembre, víspera del Día de Difuntos, se convirtió en moneda de cambio habitual ya desde el siglo XIX, y en ésas seguimos. Quienes creían que la tradición andaba de capa caída y que las desventuras de Doña Inés no importaban a nadie andan muy equivocados: el espectador dispone hoy, 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, de cuatro montajes distintos de Don Juan en cuatro teatros diferentes de Málaga. Así que por tradición, que no quede.

La remesa de propuestas constituye un curioso muestrario por el que desfilan desde las lecturas más fieles hasta las más rompedoras. Quienes quieran ver un Don Juan Tenorio de Zorrilla como Dios manda pueden quitarse las ganas en el Teatro Alameda, donde se representa hoy a las 18:00 (con más funciones hasta el domingo) la obra íntegra a cargo de casi una treintena de hermandades de Pasión y de Gloria. El ambicioso montaje, dirigido por Eduardo Nieto, cuenta con nada menos que 84 actores procedentes en su mayoría del mundo cofrade y una espectacular puesta en escena que incluye animales vivos y combates de esgrima. El proyecto, con carácter benéfico, destinará los ingresos en taquilla (el precio de las entradas es de 10 euros) a las obras sociales de Viñeros.

Muy distinta es la obra que llega a las 20:00 al Auditorio del Museo Picasso, Don Juan, memoria amarga de mí, una propuesta de la compañía catalana de títeres Pelmànec, escrita por el malagueño Paco Bernal y Miquel Gallardo, que la representa en escena acompañado de una marioneta de tamaño real. El montaje bebe de las fuentes fundamentales referidas a Don Juan (Tirso, Zorrilla, Molière y Palau i Fabre) y presenta a un héroe viejo, agotado por su vida disoluta y burlado por la muerte, que se retira a un convento franciscano, donde conoce a un fraile que ha vivido siempre apartado del mundo y que se hace cargo de su cuidado. La obra se representa por primera vez en Andalucía después de haber cosechado importantes éxitos de crítica y público en España, Europa y Latinoamérica.

Por su parte, la compañía malagueña Induo Teatro recupera para su uso escénico el patio de la iglesia de San Julián, sede del Museo de la Semana Santa de Málaga, después del éxito cosechado el pasado verano por Pata Teatro con El perro del hortelano de Lope de Vega. A partir de hoy (en una cita especial a las 23:59), y durante todo el mes de noviembre en una quincena de funciones, el actor Chico García interpreta bajo la dirección de Andreu La sombra del Tenorio, la obra de José Luis Alonso de Santos, en la que un actor, que también vive un último retiro, recuerda las representaciones del Don Juan Tenorio de Zorrilla que él mismo protagonizó durante los años 60 y 70 por multitud de pueblos de España. En clave de comedia, con mucha ternura, la pieza brinda un viaje a la trastienda del teatro español de la época, de sus miserias e ilusiones, las que compartían los cómicos hechos a la carretera y a la supervivencia.

Por último, otra compañía malagueña, Síndrome Dario, lleva a la Cochera Cabaret (Avda. de los Guindos, 19) a las 21:00 su respetuosa y a la vez libre mirada al Don Juan Tenorio, dirigida por Ery Nízar, con la gran actriz Noelia Galdeano en la piel del amante atormentado y con música de Nick Cave y Tom Waits en directo. El burlador nunca ha estado tan vivo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios