Una felación muy cara

  • La polémica en torno a la película 'Clandestinos' y la Diputación surgió de un montaje fotográfico publicado en la revista 'Zero'

Hay polémicas a las que es mejor mirar con una sonrisa de medio lado, por si acaso. El miércoles, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) exigió explicaciones a la Junta de Andalucía, la Junta de Castilla-La Mancha y la Diputación Provincial de Málaga por haber financiado la película Clandestinos, del director cordobés Antonio Hens, en la que, según la organización, se ridiculizaba a la Guardia Civil hasta el punto de que un agente aparecía practicando una felación a un etarra. La AVT denunciaba igualmente que durante la reciente proyección de la cinta en el Festival de Cine Gay y Lésbico de Madrid, parte del público se puso a proferir vivas a ETA. Ya en la mañana de ayer, diversas publicaciones digitales se hacían eco del caso y reproducían una imagen, considerada en el diario Libertad Digital como el cartel de la película, en la que, efectivamente, un agente calzado con un tricornio acometía la felación al terrorista. También ayer, el presidente de la Diputación malagueña, Salvador Pendón, aseguraba que la institución supramunicipal no financió la producción de Clandestinos (que puede verse actualmente en el Albéniz Multicines), sino que se limitó "a ceder las instalaciones de Centro Cívico para el rodaje de algunas escenas" y que para esto no se pide el guión porque "no hacemos censura previa". Pendón explicó que este procedimiento se sigue con todas las películas que reciben ayuda de Diputación, "hasta El camino de los ingleses", y consideró que las informaciones que habían aparecido hasta el momento "se han sacado fuera de contexto". La fotografía de la felación, sin embargo, se seguía esgrimiendo como argumento irrebatible y, a nivel andaluz, Javier Arenas pidió explicaciones a Chaves acerca de la participación de la Junta en la película. Todo el mundo, sin haberla visto, daba por sentado que en la película un guardia civil mantenía relaciones homosexuales con etarras chaperos.

Para aclarar la situación, este periódico habló ayer con el propio Hens, quien dio su versión de los hechos. Ante todo, explicó que en la película "ningún guardia civil hace ninguna felación a ningún etarra, ni mantiene relaciones homosexuales con terroristas". Hens aclaró que la imagen de la discordia no es en absoluto un recurso promocional de Clandestinos ni su cartel y que ni si quiera tiene que ver con la cinta: "Se trata de un montaje fotográfico falso que hizo la revista Zero para un reportaje sobre la película, pero ni lo hicimos nosotros ni tiene que ver con nosotros". Según Hens, "alguien vio la foto por internet y organizó un libelo en algún blog, acusando a Clandestinos de hacer apología del terrorismo cuando es absolutamente falso. Luego colgaron esta aberración con total crédito en Libertad Digital y entonces estalló todo". El director subrayó que, de hecho, su obra "es una crítica al nacionalismo radical vasco y a la construcción de las identidades nacionales mediante la violencia; de hecho, el lema que acompaña al título de la película en los carteles es El fanatismo entra por donde menos te lo esperas". Clandestinos cuenta la historia de un joven vasco que se enamora de un terrorista de unos 50 años, con quien mantiene relaciones homosexuales. La admiración por su amante lleva al protagonista a idear atentados especialmente sanguinarios con los que pretenderá conquistarle. "En la película sólo aparece un agente de la Guardia Civil [al que da vida Juan Luis Galiardo] y sus escenas se localizan únicamente en un control en la carretera", destacó el realizador cordobés, quien tachó además de "mentiras" las informaciones acerca de los gritos de "Gora ETA" que se profirieron durante la proyección de la película en Madrid: "Los medios de comunicación que estuvieron allí ya han difundido que esto es absolutamente falso".

Hens, quien confirmó igualmente que la participación de la Diputación provincial de Málaga se limitó a la cesión de las instalaciones del Centro Cívico, apuntó además que no piensa emprender acciones contra quienes le han acusado de hacer apología del terrorismo ni contra quienes realizaron el falso montaje fotográfico. "Sólo invito al público a que vea la película". Algunas imágenes promocionales de la misma, disponibles en la página web oficial, presentan al protagonista jugando con una pistola y vestido únicamente con una ikurriña a modo de tanga, pero no la felación. Ésta habría salido muy cara.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios