Una fría manera de hablar de sentimientos

Munt ha planeado con tiempo Pretextos, filme que ha dirigido, protagonizado y escrito, esto último con Eva Baeza. Y no ha desperdiciado el esfuerzo. Sin un modelo claro, salvo parte del más frío cine francés -algo muy catalán-, la película retrata una crisis de pareja, pero sobre todo la dificultad para transmitir los sentimientos. Muchos actores se pasean por esta cinta, desde nuevos talentos como Álex Brendemühl a Manuel Alexandre, y cada uno expresa un modo distinto de incapacidad para la empatía, aunque algunos desearían encontrar un modo. Sin resultar enfática o repetitiva, Pretextos es una buena pequeña producción que emplea con medida y buen gusto sus recursos: actores y un guión ajustado y cuidado. En un tono de credibilidad, tanto el mundo del teatro como el de la residencia de ancianos, por los que se mueven los personajes de Munt, el filme no es prosaico sino intelectual. Sin dejar cabos sueltos, la actriz y ahora cineasta, acierta en todas las decisiones: decorados, diálogos, dirección, pero quizá todo esté demasiado contenido y preparado. No es malo, de hecho se agradece, aunque si se hubiese colado algo más de vida en este celuloide quizá lograra agarrar más las tripas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios