El gremio de Artes Escénicas critica los 600.000 euros de la obra 'Estado de sitio'

  • La asociación andaluza tilda de "disparate" la inversión de la Junta en el montaje frente a los recortes de las ayudas · Basado en un texto de Mario Camus llega a Málaga el 22 de febrero

La Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Andalucía (ACTA) rechaza "de plano" las inversiones "carentes de rédito social y económico" como la realizada por la Consejería de Cultura para la producción de la obra Estado de sitio, una de las apuestas teatrales para el Bicentenario de Cádiz y que se verá en el Teatro Cánovas a partir del 22 de febrero. La asociación, que integra compañías y salas de las ocho provincias, mostró su desacuerdo a través de un comunicado, una vez que el consejero de Cultura, Paulino Plata, presentó el lunes la obra de la mano de sus creadores.

En total, según las cifras oficiales, la producción de la obra tiene un coste de 300.000 euros y una cifra similar para la gira por los teatros andaluces -la mayoría por espacios de la Junta como el Cánovas de Málaga, el Teatro Central de Sevilla o el Teatro Alhambra de Granada-. Para ACTA, "nos parece que, en medio de los continuos recortes en las ayudas al sector privado, un gasto de esa envergadura se nos antoja como un disparate. En 2011, la convocatoria de ayudas al sector privado fue de 790.000 euros aproximadamente y se han beneficiado alrededor de 37 compañías en las modalidades de producción y gira. Es decir, en una sola producción institucional se ha invertido prácticamente la misma cantidad que en todo el apoyo a la producción y giras de todas las compañías (unas 250), de las cuales solo 37 han obtenido dicho apoyo", se presentaron unas 120 compañías al concurso.

En este sentido, ACTA cree que este tipo de acciones culturales "se pueden realizar desde otras fórmulas de gestión y producción, por ejemplo en colaboración con el sector privado, desde donde se podrían acometer con cifras más cercanas a la realidad".

Estado de sitio, de Albert Camus, trata el sitio de Cádiz por las tropas napoleónicas en el contexto de la Guerra de la Independencia y está inspirada en una de sus cimas literarias, La peste. En esta obra de teatro, escrita y estrenada por primera vez en 1948, el filósofo, ensayista, novelista y dramaturgo francés aborda el azote de la peste y de la muerte en Cádiz, dos poderes de vieja estirpe que simbolizan en este caso la sujeción de los hombres a la tiranía, una opresión de la que el pueblo se libra en su constante lucha por vivir en libertad.

Camus ubicó la acción en Cádiz, "como ciudad aislada y mítica como metáfora del mundo", recordó José Luis Castro durante la presentación de la obra que está llamada a ser, según sus responsables, una de las grandes apuestas escénicas de la temporada en Andalucía dentro de los fastos de conmemoración de las Cortes de Cádiz de 1812.

No en vano, para este proyecto han unido sus energías varias instituciones, como la Consejería de Cultura y el Consorcio del Bicentenario de 1812, así como algunos de los grandes talentos del teatro andaluz: el sevillano José Luis Castro es el responsable de la dirección en versión del gaditano Juan García Larrondo; el malagueño Antonio Meliveo firma la música y el veterano José Pedro Carrión encabeza un reparto de hasta 18 personas.

Unos mimbres que hacen de esta obra, producida por el Centro Andaluz del Teatro, "un montaje de gran envergadura que no puede acometerse por una compañía privada", según Castro. De hecho, cuando recibió el encargo por parte de Francisco Ortuño, director del CAT, sintió "una enorme responsabilidad" porque, dijo, "teníamos que recoger la idea con que fue estrenada la obra en 1948 y buscar en la puesta en escena todos los elementos de la época".

Castro explicó, parafraseando las palabras de Camus, que "no es una pieza con una estructura tradicional sino algo cuya ambición manifiesta es la de combinar todas las formas de expresión dramática, desde el monólogo lírico, hasta el teatro colectivo, pasando por la pantomima, el simple diálogo, la farsa y los coros". El coro compuesto por unos 14 intérpretes tiene una importancia "vital" en el montaje, de modo que se alza en una "personalidad propia que canta, cuenta y actúa" en este Estado de sitio. Así, la música -de la que Meliveo dijo que "se escucha el mar" a través de ella- tiene tal protagonismo que podría decirse que "el público asistirá a un espectáculo musical", según Castro. La escenografía -"austera por los tiempos que corren"- recordará a la ciudad de Cádiz, si bien se trata de algo simple, a medida que avance la obra "se convertirá en una tela de araña monstruosa" que atenazará a los actores.

Por su parte, Larrondo defendió la "vigencia" del texto porque "seguimos estando sitiados por muchas circunstancias", dijo; mientras que José Pedro Carrión abogó por que el teatro esté "mucho más en la educación de las personas, para convertirlas en mejores ciudadanos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios