Un héroe intemporal

  • El famoso personaje de Hergé será llevado este año al cine de la mano de Steven Spielberg en la primera entrega de una trilogía sobre el icono del cómic

Tintín, el más famoso reportero del mundo. El eterno adolescente del mechón de pelo, con suéter azul celeste y pantalones bombachos. Aún hoy, recuerdo los ratos tan maravillosos que pasaba de niño leyendo aquellos álbumes de tapas duras y lomos de tela con espléndidas cubiertas. Su esquemático rostro facilitaba que cualquiera pudiera identificarse con él. Yo quería ser ese intrépido periodista que, en compañía de su fiel Milú, vivía las más excitantes aventuras en parajes remotos, templos, pirámides (con grutas, laberintos, pozos, cámaras secretas), desiertos, selvas o junglas. Sus páginas desprendían ese inolvidable olor a papel fresco recién impreso pero, sobre todo, rezumaban aroma a atmósfera exótica por su increíble verosimilitud.

La precisión extrema del dibujo, los tonos radiantes de los colores y su escenografía, detallista y elaborada, me hacía imaginar que estaba viendo cine en papel. Sus álbumes constituyen auténticas novelas ilustradas del género aventurero. La vivacidad de los argumentos, la intriga, el suspense, en definitiva, la armonía perfecta entre el guión y la parte gráfica hacía gozosa su lectura. Por eso siempre lamentaba llegar a la página 62, quería que siguiera.

Fue el 10 de enero de 1929 cuando apareció por vez primera en Le Petit Vingtième, el suplemento infantil del periódico belga Le Vingtième Siècle. Su creador, George Rémi, más conocido por su seudónimo: Hergé (el sonido, en francés, de sus iniciales invertidas). Al principio no aparece con su característica seña de identidad. Hasta que, desde un árbol, salta a un Mercedes descapotable, arranca a toda velocidad, el viento le levanta el flequillo y así se le va a quedar durante toda su vida. Imberbe (el mito de la eterna juventud), Tintín cumple el arquetipo del héroe clásico: viajes iniciáticos buscándose a sí mismo en lejanas extensiones, superviviente de innumerables peligros, invencible e inmortal, guardián del bien y la justicia, valiente, astuto, altruista, ingenioso, noble, generoso, resulta inhumano por su perfección. “El peor defecto de Tintín es que es demasiado virtuoso”, escribió Hergé.

De carácter afable y con facilidad para hacer amigos, una galería de variopintos personajes acompañan al héroe: el explosivo capitán Haddock, el despistado Tornasol, el eficiente Néstor, los desastrosos Hernández y Fernández, la celebérrima Bianca Castafiore, el fiel Tchang, el hospitalario Oliveira da Figueira, el insoportable Serafín Latón, el rudo general Alcázar, el ‘corderito’ Abadallah... una lista interminable de viejos conocidos con los que se encuentra a lo largo de sus aventuras.

Sensible al sufrimiento de los débiles, evolucionará desde el catolicismo conservador de sus inicios hacia un humanismo ético de raíz cristiana. En su recorrido por el mundo se implica en la defensa de los indígenas. Contrario a los excesos colonialistas, el expansionismo e imperialismo, rechaza el totalitarismo, el militarismo y los regímenes autoritarios. Denuncia las injusticias sociales, la explotación y el maltrato de las minorías, el poder de las grandes corporaciones, las mafias internacionales, el crimen organizado, los traficantes de armas, drogas y esclavos, con alusiones directas en nombres. Un debate parlamentario en Francia intentó dirimir su tendencia política. Tintín es un liberal. Tolerante con los defectos ajenos, al final solo se implica cuando está en peligro la situación de sus amigos.

Jamás envió una crónica o reportaje. Su profesión de periodista es una excusa para viajar por el mundo. Trotamundos global, el corpus hergiano puede considerarse una literatura gráfica del siglo XX. Por su obra desfilan, como telón de fondo, algunos de los acontecimientos más importantes de la pasada centuria: el advenimiento del comunismo, la explosión del capitalismo, los conflictos de Oriente Medio, las tensiones durante la guerra fría o los movimientos guerrilleros de América Latina. Representa un compendio de los mitos y sueños de nuestro Viejo Continente. Icono de la cultura francófona, Charles De Gaulle dijo en cierta ocasión: “en el fondo, mi único rival en el plano internacional es Tintín”.

Buen contador y novelista gráfico, Hergé sostenía que “crear un cómic, para mí, es, ante todo, narrar una historia”. Historias de aparente simplicidad, bajo su trama bien urdida (que combina intrigas, aventuras y humor), hallamos varios temas dentro de una gran coherencia interna. Por ese motivo, podemos releerlas y descubrirles nuevos sentidos. Su fidelidad a la realidad se basaba en un concienzudo trabajo de documentación, muchos de los dibujos reproducen fielmente fotografías. Creó un estilo gráfico conocido como ‘línea clara’, que define su propósito de contar una historia del modo más comprensible. El color al servicio de la forma, buscando la claridad absoluta, con dibujos limpios y sin difuminar. A modo de vidriera, el trazo negro que recorta el borde de sus figuras acentúa que no tienen sombras pero sí volúmenes. Referente del cómic europeo, influirá en la imagen del siglo XX y el arte moderno. Andy Warhol se declaraba profundo admirador suyo: “Hergé ha influido en mi obra tanto como Disney”.

Tintinólogos, tintinófilos y tintinólatras, el personaje interesa tanto a niños como a adultos. Hergé remarcaba que se dirigía a “todos los jóvenes de siete a setenta años”. Sus 23 historias se leen durante toda la vida. Sólida realidad que desafía al tiempo, siempre volvemos a leerlas como el que mira un álbum de fotografías antiguo para intentar regresar a la infancia, atravesar el espejo y quedarnos a vivir, para siempre, en ese mundo imaginado y soñado. Hergé murió en 1983. No quiso que nadie siguiera dando vida a sus personajes y dejó instrucciones para que Tintín no continuase sus aventuras cuando él hubiera desaparecido. Y no será en papel. Spielberg (en sus películas de Indiana Jones encontramos muchas referencias al mundo tintinesco), ha producido una trilogía sobre el célebre reportero y el estreno de la primera entrega se espera para el presente año.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios