David B. Gil. Escritor

"Ya somos un poco hijos del dios binario, esclavos de la tecnología"

  • El autor, que alcanzó gran éxito con su primera novela autoeditada en Amazon, publica en papel y cambia de género con 'Hijos del dios binario'.

Autor de la novela histórica mejor valorada de Amazon España (El guerrero a la sombra del cerezo), el gaditano David B. Gil cambia de género y estilo con Hijos del dios binario, su segunda novela, y primera en papel, que edita con Suma, sello que también recuperará su exitosa aventura ambientada en el Japón feudal. Además, el autor fascinado desde su adolescencia por la cultura nipona regresará al país del sol naciente en su tercera novela , que se publicará el año que viene, con un thriller que está ambientado en las misiones jesuitas que llegaron a Japón a finales del siglo XVI, "realmente una obra a medio camino entre El guerrero a la sombra del cerezo y éste Hijos del dios binario", confiesa.

-Ha dicho de Hijos del dios binario que no es una distopía, ¿es un thriller, es entonces una novela fantástica...?

-Ante todo es un thriller de investigación protagonizado por una periodista y por un investigador que tiene una profesión que yo me he inventado, la de prospector que es un especialista en encontrar objetos icónicos del pasado. Entonces, creo que tiene algo de género negro pero con la peculiaridad de que esta historia se ambienta varias décadas en el futuro, aun así no lo llamaría ciencia-ficción porque, normalmente, en un relato de ciencia ficción los elementos futuristas tienen mucho peso en el desarrollo de la historia y esta novela puedes abrirla por una página al azar, lees, y no te da la impresión de que estás leyendo una novela ambientada en el futuro.

-¿Y eso?

-Porque los elementos que le dan al lector las coordenadas temporadas aparecen de vez en cuando a lo largo de la narración y nos resultan familiares ya que he intentado no pasarme de frenada. Mi intención era describir un futuro que fuera muy plausible, un futuro que, probablemente, lleguemos a conocer dentro de unas décadas. Así que he hecho un trabajo de investigación sobre qué tecnologías de las que se están desarrollando ahora podrían consolidarse en un futuro cercano.

-Alguna de las características de ese posible futuro...

-Pues, por ejemplo, que el papel ha desaparecido, tanto a la moneda como en los libros, que son objetos de coleccionista muy preciados. A ver, tampoco es algo que yo crea del todo, realmente pienso que en la literatura el papel convivirá con los libros digitales, las novedades seguirán en papel y el formato digital sustituirá al libro de bolsillo y los manuales de estudio. Pero, bueno, un poco esa reflexión sobre el papel quiere entroncar un poco con el mensaje que subyace en esta historia que es que el futuro es demasiado digital, que estamos perdiendo la perspectiva sobre la importancia que pueden tener los objetos físicos en nuestra vida y le damos demasiada importancia a lo virtual y a las relaciones digitales. Es algo que ya, hoy día, estamos viendo pues estamos más pendiente de con quién hablamos a través del móvil que de la persona que tenemos al otro lado de la mesa. Todos nos estamos ya conviertiendo en hijos del dios binario, ya estamos empezando a ser un poco esclavos de la tecnología, en vez de que ésta esté a nuestro servicio.

-El título es un guiño al relato La respuesta de Fredric Brown. ¿Hay más referencias a los lectores del género?

-Sí, el lector de género va a encontrar muchas referencias y guiños porque yo soy lector habitual de ciencia ficción, así que esas filias están presentes en el relato pero he intentado que no lo controlen, que un lector que no esté habituado a la ciencia ficción pueda entender y disfrutar esta novela.

-Alicia, una de sus protagonistas es periodista, como usted, ¿una excusa para hablar sobre la profesión?

-Por un lado, al haber tenido la experiencia de trabajar en redacciones de prensa escrita, podía describir bien cómo era la profesión por dentro y, por otro lado, Alicia me sirvió para mostrarle al lector algunos de los problemas que está sufriendo actualmente el periodismo y cómo creo que se proyectarán en el futuro. Así, por ejemplo, al principio de la novela hay una conversación donde el director del periódico donde trabaja le advierte que sus últimos reportajes tenían pocas visitas y que si el próximo no alcanzaba un número concreto pues la pasarían de periodista de plantilla a freelance; hay también conversaciones sobre la batalla entre entrenemiento e información y sobre la degradación de los titulares que sólo buscan el impacto y el click del lector pero que no condensan, como nos enseñaron en la Facultad, la idea principal de la noticia.

-¿Ejerce o escribe en exclusiva?

-Pues es que me puse a escribir porque tuve que dejar de ejercer ya que me había quedado en el paro. De hecho, es lo que nos ha pasado a muchos nuevos escritores de esta generación, creo que somos casi la generación de la crisis, personas que siempre habíamos tenido el proyecto de escribir y que con 30 , 40 años se quedan en el paro y piensan, pues es ahora o nunca. De todas formas, en mi caso, tengo una novela en la calle y otra firmada para el año que viene, así que me estoy tomando una pausa en mi profesión y le voy a dar una oportunidad a esto. Pero es muy complicado, tremendamente complicado.

-Pues su primera novela que autopublicó en Amazon, 'El guerrero a la sombra del cerezo', alcanzó gran éxito...

-Sí, es un best seller en Amazon, es una novela que habitualmente está en el top 100 de Amazon España pero con eso no te puedes ganar la vida, si estás en el top 100 de de Estados Unidos pues sí (ríe).

-Ese libro fue finalista del Premio Fernando Lara de Novela, ¿por qué decidió autopublicar?

-No fue una decisión que yo tomara, prácticamente, me empujaron a ella porque en otro tiempo ser finalista del Fernando Lara suponía que Planeta te publicara la novela pero con la crisis del sector editorial pues no fue el caso ya que sólo me ofrecieron la publicación digital y yo en ese momento no lo veía. Había tardado cuatro años en escribir la novela y tenía en mente la publicación tradicional. Pero, bueno, me puse en contacto con otras editoriales y el mensaje que me llegó es que una novela sobre el Japón feudal escrita por un autor novel pues que no iba a tener mucho futuro, así que decidí ponerla a la venta en Amazon, y fue una buena decisión.

-¿Le sorprendió lo que ocurrió?

-¡Muchísimo! Sobre todo cuando empezaron a llegar las reseñas de los lectores que llegaron muy rápido y todas muy positivas y, al año de estar publicada, ganó el premio Hislibris de novela histórica convirtiéndose en la única novela digital y autopublicada que lo tiene, además El guerrero.. es ahora mismo la novela histórica mejor valorada de Amazon España .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios