La inspiración como síntoma de libertad

  • El colectivo de presos Moraga presenta en la Casa de la Cultura de Benalmádena hasta el día 18 la exposición 'SkapArte'

El arte es una realidad que no entiende de espacios ni de situaciones; prueba de ello es el trabajo que desde hace doce años lleva realizando el colectivo Moraga, compuesto por presos de la cárcel de Alhaurín de la Torre. Desde ayer y hasta el próximo día 18, la Casa de la Cultura de Benalmádena se convierte en una singular galería de arte, donde los escultores y pintores que componen este grupo pueden exponer sus obras sin ningún tipo de restricción; todo ello dentro de la exposición SkapArte, cuyo nombre además hace un guiño al público.

Francisca Cejas es madre de uno de los artistas y ayer asistió a la inauguración. Ella se siente orgullosa de lo que crea su hijo y no puede evitar emocionarse en cuanto ve sus cuadros: "Desde los 9 años pinta, y siempre lo ha hecho muy bien. Sus cuadros se han convertido en un reflejo de lo que siente", explica con la voz embargada. Porque esto es lo que pretende esta iniciativa, que los presos encuentren en el arte una vía de escape para poder expresar sus sentimientos y demostrar al resto del mundo que aunque han cometido errores ante todo son personas con una sensibilidad especial: "Queríamos llenar aquellas paredes que tienen tanta frialdad, y les dimos a los internos los medios para que crearan lo que ellos quisieran y el resultado es sorprendente, cada día que pasa nos sentimos más contentos con todo lo que ellos hacen", explicó Rafael Fernández, coordinador del colectivo. Además, las propias paredes y jardines de la cárcel se han convertido en un pequeño museo, donde los presos cuelgan sus obras y donde el resto, tanto visitantes como compañeros, las admiran y respetan ante todo.

La relación de la penitenciaría de Alhaurín con el Ayuntamiento de Benalmádena viene de lejos; de hecho, las películas del Festival de Cine de Benalmádena se llevan al centro para que los presos también puedan verlas. A raíz de esta iniciativa desde la Concejalía de Cultura se planteó la posibilidad de llevar a cabo una pequeña exposición con las obras del colectivo Moraga. La propia concejal de Cultura, Elena Benítez, se muestra encantada con el resultado: "Es sorprendente que en un espacio que se puede considerar hostil se puedan crear obras de tan alto nivel artístico", aseguró.

En la actualidad, el colectivo está compuesto por ocho presos, aunque en esta muestra también hay obras de algunos que ya han cumplido su pena. Desde la escultura hasta la pintura pasando por la cerámica y la fotografía, todo tipo de estilos han quedado plasmados en SkapArte; no obstante, ha resultado imposible trasladar algunas de las obras de mayor tamaño desde Alhaurín y por eso, a la vez que se ve la exposición, se proyectan imágenes de murales y esculturas que están en el centro penitenciario. Su larga trayectoria y la gran calidad de sus artistas han hecho posible que expongan en lugares como el Círculo de Bellas Artes de Madrid o en el propio Ayuntamiento de Málaga. Un largo camino que ha convertido este programa en un referente a nivel andaluz del arte que se hace dentro de las prisiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios