El interventor señala irregularidades en la gestión del Cervantes y el Festival de Cine

  • El informe detecta contingencias fiscales para la inspección de Hacienda, como facturas contabilizadas dos veces, contratos no aprobados por el Consejo de Administración y diversos errores de gastos

Actualmente, el Ayuntamiento de Málaga cuenta con 17 sociedades municipales, de las que sólo dos son estos días objeto de inspección por parte de Hacienda. Las dos se dedican, eso sí, al ámbito cultural: el Teatro Cervantes y el Festival de Cine Español, dirigidas ambas por Salomón Castiel. El informe del interventor, necesario para ajustar las cuentas presupuestarias del Consistorio y presentado recientemente, ha detectado algunas irregularidades en ambas entidades que justifican el mantenimiento de la investigación por parte de la Agencia Tributaria.

Estas irregularidades repiten sus formas en ambos casos y, tanto en lo referente al Cervantes como al Festival, el interventor destaca la imposibilidad actual de "cuantificar las contingencias" hasta que concluya la inspección fiscal. Sin embargo, su informe hace referencia a que los contratos artísticos se han formalizado en el ejercicio que ahora concluye "sin haber solicitado a cada contratado la justificación de no encontrarse incurso en prohibición para contratar" y a facturas de proveedores "que por error han sido contabilizadas doblemente, por lo que se recomienda efectuar una revisión de saldos y totales facturados por proveedor al cierre del ejercicio". Con respecto a los totales, el Festival de Cine arroja un beneficio de 155.954 euros (con una deuda pendiente del Ayuntamiento por importe de 654.000 euros, "que encuentra su correspondencia en el activo de las cuentas de la sociedad"), mientras que la nueva sociedad que gestiona el Teatro Cervantes desde hace un año ha conseguido un beneficio de más de 1.100 euros.

En concreto, en el caso del Teatro Cervantes el intervención hace mención además de "contratos que por su importe debían haber sido aprobados por el Consejo de Administración, y sin embargo han sido aprobados por el gerente", de las periodificaciones que no se han realizado para las primas de seguros "cuyo devengo no coincide con el ejercicio económico", de la "forma de contabilizar las bajas laborales, que conlleva que el saldo de sueldos y salarios se encuentre infravalorado mientras que el de Seguros Sociales se encuentre sobrevalorado" y de los "errores de gastos varios contabilizados en la cuenta de tributos". Además, destaca la inexistencia "de contratos firmados entre la sociedad y los asesores fiscales y legales que le prestan el servicio".

Ante esta situación, el portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento, Rafael Fuentes, denunció ayer que el Consejo de Administración "siempre ha tenido una profunda falta de conocimiento de las actividades programadas para el Teatro Cervantes y el Festival de Cine, sencillamente porque sus responsables nunca han informado de las mismas con antelación, sino que se han limitado a presentar balances". Fuentes insistió además en la gravedad de que la contratación de artistas en ambos casos "haya corrido a cargo exclusivamente de la gestión, sin tener en cuenta para nada al Consejo, cuando es éste el que tiene que dar la aprobación; todo lo que acontece en estas dos sociedades se decide en el más absoluto secretismo, con una total falta de transparencia".

Por su parte, el director del Teatro Cervantes y el Festival de Cine, Salomón Castiel, explicó también ayer que las "contingencias fiscales" a las que se refiere el interventor en su informe "se deben a que aún estamos litigando con Hacienda por el asunto de la devolución del IVA; hasta ahora, la devolución que se practicaba era del 16%, pero actualmente se ha reducido al 5%. En estas circunstancias no tenemos más remedio que reclamar lo que pertenece a estas sociedades, de ahí que todavía tengamos cuentas pendientes con la Agencia Tributaria. El interventor ha querido cubrirse las espaldas y ha interpretado esto como ha visto conveniente". Con respecto a los contratos, Castiel asegura que "los procesos burocráticos son tan lentos que, si tuviéramos que convocar al Consejo cada vez que contratamos a un artista, no lo haríamos nunca".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios