El legado del maestro llega en exclusiva al Teatro Cervantes

  • El Bèjart Ballet Lausanne recuerda hoy y mañana la mejor herencia del coreógrafo

El germen de la danza contemporánea es deudor de un revolucionario. Maurice Bèjart arrancó tutús para colocar espiritualidad y fuerza expresiva como fondo de armario de sus bailarines. Tras su muerte el pasado noviembre, el Bèjart Ballet Lausanne continúa fiel a su legado artístico. Esta noche y mañana se podrán ver en el Teatro Cervantes tres de sus mejores piezas coreográficas en un espectáculo creado en exclusiva para Málaga.

"La idea de Bèjart era crear una obra llena de energía y no basarse sólo en la historia", explicó ayer Gil Roman, mano derecha del genio y ahora director artístico de la compañía, para referirse a la primera de las piezas, El pájaro de fuego con música de Stravinski, otro Ave Fénixdel que Bèjart quiso extraer sus mejores armas para la danza. "...Una cierta ruptura con la tradición musical, que se traducen en una violencia rítmica inusual y que incita a la creación", recordaba el coreógrafo al respecto de este montaje estrenado en París en 1970. Se trata de una obra grupal con un personaje destacado, "inspirado en otro revolucionario de la época, Che Guevara, pero dejando todo lo anecdótico a un lado y centrándose en el poder de la música", recordó Roman.

La segunda de las coreografías que se verán en el Cervantes, Elthon Berg fue estrenada en Londres hace ocho años y reproduce un experimento exitoso en manos de la bestia Bèjart, la inclusión de música de Elton John en las tres piezas ya coreografiadas con composiciones de Alban Berg. "Una búsqueda a partir del cine, con banda sonora e imagen, como de costumbre", resumía por entonces el maestro como tarjeta de presentación.

La segunda parte del espectáculo, Suite L'Amour-La Danse refleja un mosaico de estilos y coreografías de Bèjart, en apariencia sin conexión entre ellas, pero conducidas por un Romeo y una Julieta que sobrevuelan las distintas piezas y que exhiben parte del trabajo realizado por el insigne artista "durante más de 60 años", recalcó Román.

El fallecimiento de Bèjart en Laussane (Francia) el pasado 22 de noviembre a los 80 años de edad coincidió con los ensayos de La vuelta al mundo en 80 minutos, un espectáculo que finalmente tuvo su estreno mundial el 20 de diciembre en el Teatro de Beaulieu (Suiza).

El Béjart Ballet se desplazó este febrero a París para iniciar una gira mundial. Y el pasado día 20 en el Teatro Real de Madrid le rindió un sentido homenaje a su creador con Zaratustra, inspirada en la obra de Nietzsche. Málaga será otra de las exclusivas plazas donde se podrá apreciar la herencia del genio junto con Barcelona, donde la compañía recalará el próximo julio con Suite l'amour bailada por todo el elenco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios