Las librerías malagueñas pierden este verano un 20% de facturación

  • Los libreros confirman que las medidas de recorte impulsadas por el Gobierno contribuyeron a agudizar el descenso del consumo en el sector, aunque esperan repuntar con el comienzo del curso escolar

La crisis económica sigue dejándose notar y las librerías de Málaga, como las del resto del país, también están sufriendo sus consecuencias. Así, desde el inicio del verano estos negocios han experimentado en la provincia malagueña un descenso aproximado del 20% en su facturación. El presidente de la Federación Andaluza de Libreros (FAL), Juan Manuel Cruz, indicó que "las ventas de este trimestre van bastante flojas en general", especialmente desde el anuncio de las medidas de recorte del Gobierno, que contribuyeron a "agudizar el descenso del consumo en el sector del libro".

Los libreros empezaron a notar los efectos negativos de la crisis en 2008, y en 2009 se experimentó en el sector un descenso en la facturación del 25%. Sólo en la Feria del Libro de Málaga se registró una bajada de las ventas del 35%. En el primer trimestre del año se experimentaron pérdidas en las librerías, que fueron entre un 12 y un 13%, y a partir del mes de junio, cuando se confirmaron los recortes del Gobierno, "nuestro sector ha empezado a notar más agudamente el descenso", según señaló Cruz.

Aunque "el verano está siendo bastante duro" para el sector, como subrayó el responsable de la Federación Andaluza de Libreros, confía en que "a partir de septiembre la situación se normalice y veamos el final del túnel". Así, el sector espera que con el comienzo del curso escolar "las cosas se normalicen", ya que la reserva de libros de texto va "a ritmo normal", manifestó Cruz, añadiendo que esto se debe a que en esta ocasión sólo se renuevan los libros de dos cursos en vez de cuatro como otros años, lo que supone la mitad de reservas. Demandó, asimismo, que con el comienzo del curso escolar "se retomen las campañas de fomento de la lectura, que son tan necesarias, ahora más que nunca", ya que "el descenso de compra de libros va acompañado de una bajada de los niveles de lectura".

Por otra parte, Cruz declaró que este verano "no hay sólo un libro" que destaque, ya que existe "una gran oferta de títulos". A pesar de ello, el presidente de la FAL matizó que la novela es el libro estrella del verano, especialmente la de intriga y policíaca. "Los libros que ya estaban siendo éxito en los meses anteriores siguen siendo los más vendidos", aseveró Cruz, como son Venganza en Sevilla, de Matilde Asensi; El asedio, de Arturo Pérez Reverte, o los de Stieg Larsson y Camilla Läckberg. Asimismo, Cruz expuso que en verano "las ediciones de bolsillo se venden preferentemente por ser más cómodas de transportar", aunque, tal y como especificó, "tampoco es lo que predomina".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios