"Tanto la literatura como el cine son medios de evasión"

  • El granadino afincado en Málaga Pablo Cantos presentó ayer en la Sección Oficial de ZonaZine 'Imaginario', su debut como director de un largometraje de ficción

Un exultante Pablo Cantos (Granada, 1966) atendió ayer a los medios en el Fórum Fnac de la Plaza de la Merced durante la presentación de su primer largometraje, Imaginario. La cinta ha sido coproducida por Raccord en Escena, El Palenque Producciones y la compañía malagueña Toma 27 S.L. Arropado por el elenco protagonista del filme (Rosana Pastor, Julián Villagrán, Jorge de Juan y Zay Nuba), Cantos habló sobre su película, una elaborada reflexión sobre las fronteras entre realidad y ficción.

-Imaginario es su primer largometraje. ¿Ha quedado satisfecho con el resultado?

-Estoy muy contento. He trabajado con actores que ya habían participado con gente como Ken Loach (Rosana Pastor) y no se han quejado de mí. El pase previo que hice para los actores fue excepcional, todo el mundo ha quedado muy contento con la película.

-¿Es Imaginario una película literaria?

-No creo que sea una película literaria, más bien una película sobre literatura. Creo que es muy cinematográfica, cine muy puro; es una película que plantea problemas y situaciones muy reales, muy pegadas al suelo. No hay una complejidad abstracta, ni los personajes hablan soltando grandes parrafadas ni nada parecido, es todo muy concreto.

-La cinta plantea dos historias paralelas pero convergentes. ¿Cuáles cree que son los puntos en común entre ambas tramas?

-Pienso que tienen una conexión temática complementaria. Tanto la literatura como el cine son medios de evasión, y los personajes utilizan la ficción para eso, para evadirse de una realidad que no les gusta.

-Sus personajes masculinos no salen muy bien parados.

-No es intencionado. Creo que todos son personajes con aristas, con sueños, muy humanos... Tampoco Trinidad (el personaje que interpreta Rosana Pastor) es un personaje modélico: vive del sueldo de su marido y no hace mucho por salvar su relación cuando ésta naufraga.

-¿El espectador de su película se enfrenta a una especie de juego, dilucidar qué es ficción y qué es realidad?

-Sí, claro, tiene algo de eso, pero creo que es una película coherente porque no juego al despiste. El director tiene la responsabilidad de mostrar sus cartas, porque para algo es el que ha hecho la película. De todas maneras, a todos nos pasa cuando nos sumergemos en un relato de ficción, ya sea una película o una novela: suspendemos la realidad, estamos absortos en nuestra ficción, y las fronteras entre ambos mundos no son del todo nítidas. En mi película he querido realizar algo parecido.

-¿Cuáles con sus expectativas una vez presentada la película?

-Bueno, sé que es una película pequeña. Mi productor, César Martínez Herrada, es el que lleva todo el trabajo de distribución, yo no estoy muy al tanto. Realmente estoy muy ansioso por el estreno aquí, lo que venga después... Por lo pronto, la semana que viene estaremos en la Semana de Cine de Medina del Campo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios