El lustro 'tocando' la música

  • El Museo Interactivo de la Música de Málaga cumple cinco años después de haber consolidado su oferta · Su reto para el futuro es calar aún más en la ciudadanía

Comentarios 1

Fue dificilísimo ponerlo en marcha, según sus responsables, pero hoy, cinco años después, el Museo Interactivo de la Música de Málaga (Mimma) es un proyecto consolidado. "Somos un museo pequeño pero muy flexible y rápido en calidad de respuesta", afirma su director, Miguel Ángel Piédrola. Además de una exposición permanente con unas 350 piezas que "se ruega tocar", la trayectoria de este espacio ubicado en la Muralla de la Plaza de la Marina cuenta en su haber con más de 2.000 talleres, además de ciclos de conferencias, recitales semanales, concursos de jóvenes músicos, exposiciones y proyecciones audiovisuales. En suma, un completo y variado menú de actividades de lo que, a modo de broma, ya bautizan como un centro "hiperactivo". Ahora celebra su primer lustro de vida con el reto de darlo más a conocer a "los malagueños de a pie, que todavía desconocen la existencia del museo", confiesa Piédrola.

"El proyecto original se presentó en Málaga entre el 93 y 94, un momento en el que culturalmente estaba todo por hacer", recuerda el director del espacio. Su familia poseía una colección de unos 1.000 instrumentos -de distintas épocas históricas y de los cinco continentes- y muchos allegados los animaron a buscar una sede para mostrar este patrimonio. "Vimos que era muy complicado conseguir el apoyo institucional y planteamos una exposición temporal itinerante que se inauguró en La Coruña", explica Piédrola. Salamanca les ofreció en 2002 la oportunidad de crear un museo pero antes de tomar una decisión definitiva volvieron a plantear la iniciativa al Consistorio malagueño, que les propuso el aparcamiento de la plaza de la Marina como emplazamiento.

"Se instaló una exposición durante un año aunque en condiciones muy precarias", reconoce el director. Sin embargo, esto sirvió para que "se dieran cuenta del potencial" de la colección y la respuesta que encontró, sobre todo, en la comunidad escolar. Cuando el Ayuntamiento y Unicaja apostaron por el proyecto se barajaron varias ubicaciones. Una de ellas fue el Palacio de Villalón, "hicimos hasta el proyecto museográfico" y otra el futuro Palacio de la Música. Pero en 2005 acometieron una reforma radical del espacio de la Muralla de la Marina con el objetivo de mantener este espacio que "está muy bien localizado", dice Miguel Ángel Piédrola, para quien en estos cinco años el principal empeño "ha sido consolidar el espacio". Pero aún falta una labor de promoción, de calado en la propia ciudad, y esa es la tarea pendiente del Mimma para los próximos cinco años.

"Nos podemos situar como una oferta de calidad, creo que hemos conseguido hacer un museo interesante, pero hay que mejorar día a día", señala el gerente. "Querríamos ser más interactivos pero esto también está íntimamente relacionado con la aparición de la tecnología, nos tenemos que ir actualizando continuamente", añade.

En la actualidad doce personas conforman la plantilla del centro. Historiadores del Arte, profesores de Música y economistas trabajan para mostrar todos los caminos de la música. Cuatro grupos de 30 alumnos visitan a diario las instalaciones y aún así no pueden cubrir la demanda. Hay lista de espera de hasta tres años porque todos los profesores quieren repetir experiencia. Unas 2.000 personas forman el Club de amigos del Museo Interactivo de la Música de Málaga y participan en actividades tan singulares como los viajes especializados. Además, se han creado dos unidades móviles. Cuando ciertos colectivos no se pueden desplazar hasta la sede del centro, ellos llevan hasta allí su propuesta gracias a pizarras interactivas y diversos instrumentos con los que explican las distintas materias con las que está relacionada la música.

Esta espacio único en España -hay otras colecciones de instrumentos pero no un museo interactivo como tal- celebró su quinto año nombrando al crítico musical y presentador Jesús Ordovás socio de honor, un reconocimiento que ya han ostentan Gonzalo Martín Tenllado, Carlos Álvarez, la Banda Juvenil de Música Miraflores-Gibraljaire y Estrella Morente. Además y como parte de la celebración de aniversario, el pasado viernes se inauguró en la Facultad de Económicas una exposición sobre Fanzines, con obras de Alaska, Almodóvar, Mariscal, iconos de la cultura pop española. Se podrá visitar durante un mes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios