La luz de miles de velas llena de magia las calles de Guaro

  • El pregón de Manuel Alcántara, que estuvo acompañado por el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Antonio Griñán, abrió ayer la nueva edición del festival

Comentarios 1

La Villa de Guaro dio ayer un cálido recibimiento a los cientos de visitantes que acudieron hasta este pequeño pueblo de la Sierra de las Nieves para trasladarse en el tiempo hasta la época dorada andalusí y vivir la primera de las noches del festival de la Luna Mora.

Ayer, tras la puesta de sol, las calles de Guaro resplandecieron con la luz de 20.000 velas que se encendieron para dar el pistoletazo de salida a dos intensos fines de semana de conciertos, actividades y talleres dirigidos a todos los públicos.

Los encargados de inaugurar el festival desde la puerta del Ayuntamiento fueron las autoridades municipales con su alcalde a la cabeza, Sebastián Rueda, y numerosos cargos públicos de distintas instituciones como la Diputación Provincial o la Junta de Andalucía que estuvo representada, entre otros, por su máximo dirigente José Antonio Griñán. El presidente del gobierno andaluz calificó el festival como una oportunidad "no sólo para volver al pasado sino también para recuperarlo y darle vida". Asimismo, puso de relieve las sensaciones que traslada a los asistentes la luna mora utilizando "todos los sentidos".

Uno de los momentos más emotivos de la noche lo protagonizó el poeta Manuel Alcántara que ha sido este año elegido pregonero, rememorando de este modo los orígenes del festival que cumple su decimocuarta edición. Y es que el escritor y periodista malagueño volvía a dirigirse al público de la Luna Mora después de haber sido el autor del pregón en el primer año de festival. Alcántara en su discurso hizo continuas referencias a la luna. "La Luna la habéis empadronado en Guaro, donde tiene su día grande y su homenaje".

Para concluir el acto inaugural el alcalde recordó que la Luna Mora "trata de luchar contra el olvido".

La Luna Mora es un encuentro cultural que persigue recordar la convivencia entre las culturas árabe, cristiana y judía en la zona. Pero también es una fuente de inspiración para los mejores artistas que cada año acuden al festival. En esta edición los conciertos se trasladan al nuevo auditorio al aire libre que se ha construido en el pueblo, abandonando de este modo las reducidas dimensiones del patio del colegio Los Almendros. Anoche fue la malagueña Diana Navarro, que estuvo acompañada por el cantante Pablo Alborán, la artista que estrenó el recinto con su último álbum Camino Verde y logró llenar las 1.800 plazas con las que cuenta. Su estilo, que une copla y flamenco, no defraudó al público que tuvo la oportunidad de escuchar versionadas por Navarro las coplas más tradicionales.

Hoy también se espera un completar las localidades porque el guitarrista más internacional, Paco de Lucía, llega con su flamenco a Guaro. El concierto será a las once de la noche.

La Luna Mora consigue el respaldo del público por la calidad de los artistas que actúan, pero también por las numerosas actividades que se desarrollan como el zoco morisco de artesanos que ambienta calles del centro, los talleres para los más pequeños en las jaimas o las narraciones de cuentos en las pequeñas plazas de este pueblo serrano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios