"Yo cuando me miro en el espejo también me veo un dinosaurio del rock"

  • El rockero de Carabanchel llega hoy a la Sala París 15 para presentar 'A veces cuesta llegar al estribillo', un título con el que define 40 años de carrera

Si Rosendo fuera aquel poeta diría lo mismo: confieso que he vivido. Dedicar cuarenta de sus 57 años a la cara menos complaciente del rock no es cualquier cosa. El fundador de Leño regresa a los escenarios con once nuevas canciones que presentará esta noche en directo en la Sala París 15. Afable y generoso en sus reflexiones, el tiempo no ha robado al músico ni un ápice de autenticidad, más bien lo contrario. "Quizás tenga más mala leche que antes", reconoce.

-Después de tres años sin sacar material nuevo vuelve con 'A veces cuesta llegar al estribillo', ¿es la conclusión a la que ha llegado?

-El título juega con el momento de mi carrera en el que me encuentro Después de casi cuarenta años he pasado de todos los colores, y ahora estoy en un momento relajado y de alguna forma reconocido. Ese puede ser el estribillo, la fase divertida de las canciones.

-Dice que estas letras hablan de lo mismo de siempre: "lo mal que nos llevamos, la mala leche que hay y lo chungos que son los políticos", ¿no hay esperanza o la única esperanza es la música?

-Eso es lo que veo cada día alrededor y lo que sentimos casi todos, pienso. Los políticos están ganando que tengamos la sensación de que esto no tiene apaño. Es una lástima, pero así es. Vamos a remolque de lo que ellos deciden, y así nos va. Si pretenden que les dejemos de lado lo van a conseguir.

-¿El derecho al pataleo se reflejará luego en el voto?

-El voto es el momento pero sabemos también cómo funciona esto. Los de siempre votan a los de siempre para que todo vaya como siempre. Y los que estamos dándole vueltas al final lo que hacemos es perjudicarnos. Bastante desencanto, la verdad.

-En el tema 'Mala tiña' arremete e contra los programas del corazón. ¿Son hoy el opio del pueblo?

-Un poco, la verdad, por lo infame que puede llegar a ser la televisión y lo que nos venden por ella. Y lo peor es que hay muchos pseudoperiodistas que se apuntan al carro. Me da bastante grima todo eso. Yo ya soy muy mayor y si hace 40 años podría tener la ilusión de que se podían cambiar las cosas ahora no sólo no es así, sino que va a peor.

-En otro de los temas, 'Angelitos' regresa a uno de sus clásicos, la Iglesia y la religión, ¿tampoco ve aquí evolución?

-Algunas veces cuando echo la vista atrás y repaso los temas siempre veo alguno que critica la religión y sus consecuencias. Estuve en Los Salesianos de crío y supongo que eso habrá dejado algunas secuelas (risas). Hace mucho que decidí que no tenía nada que ver con eso.

-En esta ocasión ha contado con la colaboración de su hijo Rodrigo, ¿su relevo generacional?

-Es la tercera vez que colabora y no quiero hablar mucho porque me pongo a babear (risas). Tiro mucho de él porque la verdad es que me quita bastante trabajo. Lo está haciendo muy bien.

-Aún concibe el rock como una "herramienta de transgresión", ¿pero se le hace a usted el mismo caso que antes?

-El rock musicalmente tiene fuerza y lo aprovechamos para decir cosas que creemos importantes. A la hora de escribir a lo mejor se me nota menos porque uno va relajando la energía , pero la intención es igual o peor. Hay más mala leche contenida (risas).

-Cuando le definen como vieja leyenda del rock, ¿qué le molesta más: lo de viejo o lo de leyenda?

-No sé qué será peor. Cuando ya se tienen unos años pasas a ser un dinosaurio. La verdad es que cuando me miro al espejo también me veo un señor mayor. No puedo hacer nada por evitarlo. Pero me siento bien a pesar de todo.

-En 2006 recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. ¿Le ha servido para algo?,

-A alguien se le debió de ir la cabeza en algún momento, no lo sé. Pero para mí es un orgullo, no deja de ser un reconocimiento oficial que era impensable y lo sigue siendo. Pero por lo demás tampoco me ha descolocado mis planteamientos. Y a mi madre le hizo mucha ilusión.

-Miguel Ríos se despidió de los escenarios con la gira 'Bye Bye Ríos', rock hasta el final? ¿Cómo se llamaría la tuya?

-La verdad es que cuando ves las barbas del de enfrente te pica un poco la tuya, pero a mí no me gustaría seguir en activo hasta el final. Si sabes medir las energías puedes durar unos años. Sobre todo con dignidad, porque si no sería infame a estas alturas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios