La muestra '1+1= Nous' se expone en Coín tras un año de espera

  • El párroco prohibió la exposición por presentar diferentes modelos de familia

La sala sótano de exposiciones del Ayuntamiento de Coín acoge durante estos días la muestra de cerámica denominada 1+1=Nous. Se trata de una colección de piezas del artista coineño Salvador Luna y de su marido y también escultor Antonio Hernández.

Para que el público haya podido contemplar esta exposición ha pasado más de un año, ya que la muestra fue pospuesta tras una fuerte polémica que se produjo cuando el párroco de Coín se negó a que la obra se mostrara en el antiguo convento de Santa María de la Encarnación. En su momento, el cura de la localidad, Gonzalo Martín, prohibió esta exposición alegando que el mensaje que transmitía "era contrario a la moral cristiana", debido a que se muestran modelos de familia que no concuerdan con los planteados por la Iglesia.

Hace un año que los dos artistas vivieron esta "censura" y desde entonces no han dejado de luchar para que las obras, la mayor parte de ellas de Luna, se vieran por primera vez en su pueblo.

Sin embargo, este hecho, que fue catalogado por el escultor como "una represalia de la Iglesia", ahora pasa a un último plano, ya que ambos autores mostraron su satisfacción y alegría durante la inauguración de 1+1=Nous. "He tenido las obras guardadas todo un año porque quería que se mostraran aquí por primera vez. Invito al público a que recorra la muestra, se deje llevar por ella y después la juzgue", comentó Salvador.

En esta presentación fueron muchas las personas que se acercaron hasta el Consistorio y valoraron muy positivamente las obras expuestas, que son reflejo de la evolución de Luna después de más de 25 años trabajando el barro. La colección minimalista y vanguardista juega con las texturas y los colores tanto en piezas que conforman mosaicos como en las que los protagonistas son figuras humanas, la mayor parte de ellas realizando actividades de la vida cotidiana. "He trabajado mucho esta exposición, investigando con el barro para trasmitir todos mis sentimientos", explicó Luna, que agregó que su obra es un reflejo de la sociedad.

"El mundo que defiendo es el de la diversidad pero en armonía, donde todos nos respetemos. Está llena de sentimientos de todo lo que el barro me ha enseñado: el camino de las personas y saber acercarme a la gente". Unos sentimientos de los que también es protagonista Antonio Hernández, que siente mucha emoción porque "ha sido una larga travesía". Ha sido Luna quien le ha acercado a esta disciplina artística. Me ha aportado su amor por la cerámica".

La exposición estará abierta al público hasta el 23 de junio en la sala sótano del Ayuntamiento de Coín.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios