Una muestra rescata la tradición del icono ruso

  • El Archivo Municipal reúne hasta el 15 de junio 58 piezas fechadas entre el siglo XVI y comienzos del XX

Pintados directamente por la mano de Dios, la tradición ortodoxa rusa se entiende a través de sus iconos. Estas piezas, retratos de las escenas religiosas más significativas que salieron en su día de su lugar de culto, han sido reunidas por la Fundación Faustino Orbegozo para una exposición única. El Archivo Municipal de Málaga acoge hasta el 15 de junio un total de 58 obras fechadas entre los siglos XVI y principios del XX y procedentes de colecciones particulares y otras instituciones. Tras su paso por la ciudad, que ha sido la primera parada, la muestra se exhibirá en otras capitales españolas y europeas.

"Es algo inusual ver una exposición de estas características", confiesa José Antonio Ibáñez de Garayo, presidente del patronato de la Fundación Faustino Orbegozo. Sobre todo, porque "es muy difícil encontrar 58 iconos rusos verdaderos y tan importantes, puesto que desde el primero hasta el último te dan una idea clara de lo que es el icono", añade Ibáñez.

Esta especie de mirada global a un tipo de arte que trasciende los terrenos puramente estéticos está representada en la variedad de temáticas y de pigmentos, "aunque todos los iconos tienen una misma forma de ejecución y unas estampas predeterminadas", afirma el comisario de la muestra, de otra manera, "no serían iconos". En la exposición se pueden ver Vírgenes, santos, patocrátor, "cinco excepcionales fiestas", piezas en las que se representan las fiestas más señaladas del calendario ortodoxo y dos cruces gólgotas -en las que a los pies de Cristo se pinta una calavera y a su cabeza, a Dios-.

En algunas piezas se utiliza el pan de oro o la lámina de oro y otras son más modestas, "todo depende del poderío económico del que encargara el icono", comenta José Antonio Ibáñez. Ninguna de las obras podían estar firmadas, ya que se supone que a través del pincel del artista actuaba directamente el Padre Creador. Por ello, los expertos consideran que "los iconos hay que leerlos, verlos en profundidad". "No se trata de una exposición de arte religioso sino que a través de estas tablas se puede conocer mejor la idiosincrasia del pueblo ruso", explica el comisario. Desde que en 1917 entraron los bolcheviques dejaron de crearse este tipo de piezas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios