Cultura

'El mundo es suyo' o España como inspiración satírica ideal

  • Alfonso Sánchez y Alberto López prolongan el exitoso sello de 'El mundo es nuestro'

Afonso Sánchez y Alberto López, ayer, en el Muelle Uno. Afonso Sánchez y Alberto López, ayer, en el Muelle Uno.

Afonso Sánchez y Alberto López, ayer, en el Muelle Uno. / daniel pérez / efe

"Nosotros nos dejamos de ser dos tipos del Polígono San Pablo. Por eso, cuando nos llamaron de Warner porque estaban interesados en incorporarse al proyecto, lo primero que nos preguntamos fue en qué iba a traducirse eso a la hora de hacer la película. Sin embargo, lo que encontramos fue una confianza absoluta y total libertad para llevarlo todo adelante como lo habíamos previsto". Quien habla es Alfonso Sánchez, director y protagonista junto a Alberto López de El mundo es suyo, la comedia presentada a concurso ayer en la sección oficial del Festival de Málaga. Ambos lograron un éxito más que notable hace seis años (con el mismo Festival de Málaga como trampolín decisivo) con El mundo es nuestro, una película de bajo presupuesto que contó con el favor del público. Respecto a El mundo es suyo, el objetivo era repetir el órdago con apoyos considerablemente más sólidos (además de Warner, Mundoficción, Sacromonte Films, Antena 3, Movistar y Canal Sur respaldan el nuevo filme) que han permitido "que todo sea más llevadero y que todas las personas implicadas ganen su sueldo", en palabras de Sánchez; y, por otro lado, mantener intacto el sello que quedó impreso en El mundo es nuestro, "siempre de cara al público". En esta ocasión, la situación política en España vuelve a servir de inspiración en un largometraje que comparte algunos elementos narrativos con el anterior pero que presenta a unos protagonistas extraídos de la sociedad sevillana más tradicional, "que no es la única de la ciudad, ni mucho menos".

Alberto López explicó esta mañana la evolución de manera ilustrativa: "Sam Shepard decía que los americanos hacen películas, que el cine es cosa de jovencitos franceses. Podemos decir que El mundo es nuestro era cine y que El mundo es suyo es una película. Pero en ambos casos hemos pensado siempre en el público como razón última de todo". Si El mundo es nuestro llevaba al cine las aventuras de El Culebra y El Cabesa, protagonistas de la primera producción web de Sánchez y López, El mundo es suyo hace lo propio con la segunda, Los compadres, personajes que también han tenido una vida jugosa en los escenarios con una propuesta teatral aún en gira. "Después de hacer El mundo es nuestro sabíamos que no queríamos volver a hacer lo mismo. Primero, porque la hipoteca personal y familiar había sido muy elevada. Y también porque no tendría sentido volver a hacer la misma película, aunque sí nos interesaba conservar el sello que habíamos acuñado", explicó Sánchez. En El mundo es suyo hay una comunión en una finca, una fiesta del PP, llamadas de atención sobre el procés, varios asuntos relacionados con Julio Iglesias y cigalas de perno, que, según Sánchez, "se llaman así, como los tornillos de los submarinos. Yo ni siquiera sabía que existían". Mar Saura, Carmen Canivel, Carlos Olalla, Alfonso Valenzuela, Mari Paz Sayago y el famoso jugador y actor Javier García Pelayo completan el reparto de una película rodada en diversas localizaciones de Sevilla, incluido el barrio de las Tres Mil Viviendas. El productor de Sacromonte, Gervasio Iglesias, recordó con cariño la "aventura" que significó el rodaje en este popular enclave y Sánchez apuntó que "algunos productores preferían que rodáramos en otra parte, pero Gervasio lo entendió perfectamente y empujó para que nos saliéramos con la nuestra". Alberto López relató cómo "el barrio se abrió entero para nosotros cuando llegamos a rodar. Era un día festivo y nos dieron todas las facilidades. Fue un acontecimiento, hablamos de un barrio del que mucha gente no sale en toda su vida, ni siquiera para ir a otros sitios de Sevilla. Nos ayudaron en todo y hasta nos dieron bocadillos". Estreno, el próximo 22 de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios