La música como espejo

  • El músico y divulgador Ramon Gener presentó ayer en la Sociedad Económica su nuevo libro, 'Si Beethoven pudiera escucharme'

Que a veces algo en este país puede cambiar lo demuestra el hecho de que, cuando camina por la calle, mucha gente, ya sean albañiles en la obra o amas de casa, estudiantes de camino al instituto o aficionados de pro, se dirigen a Ramon Gener en estos términos: "¡Tú eres el de la ópera!" Y sí, ciertamente el pianista, barítono y divulgador catalán es el de la ópera: su programa de televisión This is Opera, que estrena el próximo domingo su segunda temporada, saldó su primer órdago con un notable éxito de público que demostró que la clave del proyecto estaba "no en hacer un programa para amantes de la ópera, sino para que aquéllos que creen que la ópera no les gusta". Gener disfruta especialmente contando las historias, más o menos pequeñas, que conforman la gran Historia de la Música; y ayer, a modo de muestra, presentó en la Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga su libro Si Beethoven pudiera escucharme, recientemente publicado. El acto, organizado por la Asociación Amiga de la Ópera de Málaga, sirvió para comprobar de primera mano las enormes dotes de comunicador de este hombre que ha hecho de su pasión su medio de vida. Antes, eso sí, compartió unos minutos con Málaga Hoy.

En Si Beethoven pudiera escucharme Ramon Gener, que trabaja ya en su siguiente libro (cuya aparición está prevista para la próxima primavera), combina su particular relato de descubrimiento e idilio respecto a la música con multitud de anécdotas y detalles biográficos, a ras de carne y hueso, de diversos compositores de primer orden, de Wagner a Beethoven, de Bach a Chopin. Y las razones son claras: "La música es un vehículo para vivir tu vida. Y ss una manera de vivir la vida. Sin música no se puede vivir. Lo que yo hago en este libro es contar mis experiencias personales, de cómo la música me ha ido guiando de alguna forma por la vida. Pero creo que de lo que se trata es que al final más o menos nos pasan a todos las mismas cosas, así que el lector podrá identificarse con lo que yo cuento sobre mí. De alguna manera yo he encontrado mi forma de vivir mis experiencias a través de lo que la música me ha enseñado, y también el lector habrá encontrado la suya, aunque no sea a través de una ópera ni de una canción sino de cualquier otra cosa". Respecto a la posición de los grandes compositores de la Historia como referencias potencialmente cercanas al presente, el divulgador señala: "Hay que darse cuenta de que toda esta gente era normal, de carne y hueso. Pero sí tenían un don: sabían hacer una música que llegase a trascender. Esto es importante. Hay mucha gente haciendo música, capaz incluso de componer una sinfonía, pero son muchos menos quienes pueden hacer una música que dure para siempre, que no se acabe, que te diga quién eres y a dónde vas, algo que te enfrente a tu realidad. Y estas personas sufrían como nosotros, tenían ansiedad, sentían alegría y se murieron, como moriremos todos". La música es así para Gener, quien escribe desde la experiencia, un espejo transgeneracional en el que reconocerse.

Corresponde preguntar al autor por la calidad de la educación musical en España, y Gener admite que no existen fórmulas ad hoc: "En mi casa somos tres hermanos, dos hermanas y yo, que soy el pequeño. Mi madre, que es una apasionada de la música, nos fue apuntando a los tres al Conservatorio conforme cumplíamos los seis años. Mis hermanas lograron acabar la carrera, estudiaron música como locas, piano y violonchelo. Cuando yo cumplí once años decidí que todo aquello me parecía horrible, que no quería saber nada de la música, y me apeé. Y después de todos los años que han pasado, resulta que de los tres yo soy el único que se dedica a la música. De modo que sí, por supuesto, es importante explicar la música en la escuela, divulgar ese conocimiento y que la misma música se incorpore a la cultura general. Pero también creo que quien tiene que llegar a la música termina llegando. Aunque, como fue en mi caso, dé algunas vueltas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios