pop Visita fugaz de una diva

Que no pare la música: la gira concentrada de Marta Sánchez

  • La cantante celebró ayer en Marbella la primera actuación de un ciclo de tres conciertos en una misma jornada, que continuó en Barcelona y terminó en Madrid de madrugada

Asegura que aún no le ha entregado las fotos que se hizo cuando cenó en Marbella con Carlos Baute. "En el videoclip, la que aparece en la comida con él era su novia, no yo", señala. Sin embargo, los vínculos de Marta Sánchez con la ciudad van más allá de una referencia a la localidad en una de sus canciones más conocidas. Ayer inició en un conocido hotel ubicado en el distrito de San Pedro Alcántara el primero de los tres conciertos que ofreció en una iniciativa musical organizada por una conocida marca de bebidas alcohólicas. La artista cantó durante cerca de cuarenta minutos acompañada del también músico español de origen ghanés D-Mol. Después, un jet privado trasladó a los cantantes a Barcelona, donde ofrecieron el segundo concierto. La gira terminó a altas horas de la madrugada en Madrid. Todo en la misma jornada. "He sido la elegida para actuar en esta fiesta que, para mí, es como un privilegio. Tengo suerte de que me haya caído a mí el proyecto. En los tiempos que corren tener el apoyo de una gran compañía como la que patrocina la propuesta es tener toda la suerte de mi parte", señaló la cantante madrileña minutos antes de pisar el escenario. La de ayer fue la primera vez que Marta Sánchez ofrece tres conciertos en un día. Como mucho, con el grupo Olé Olé y como solista hizo algunos "dobletes. Actuaciones por la tarde y por la noche. Algunas las hicimos sin dormir y nos desplazábamos de una a otra ciudad en una furgoneta. Pero a tres conciertos nunca había llegado".

Marta Sánchez compuso sus primeros temas a los 13 años. Con 14 hizo sus primeros pinitos en televisión, cuando Torrebruno le dio la oportunidad de participar en una sección para jóvenes talentos del programa Sabadabadá. El salto a la música le llegó de la mano de Cristal Oskuro y, sobre todo, de Olé Olé, grupo que le reportó los primeros éxitos con temas como Lilí Marlen o con el elepé Bailando sin salir de casa, con el que consiguió su primer disco de oro. Tiempos lejanos en todo caso, "casi ni me acuerdo ya de eso", señala, de los que la artista conserva "buenos y malos recuerdos, como todo en la vida".

El lanzamiento del primer single de Olé Olé, Déjame sola, del que la formación vendió más de 150.000 copias, coincidió con el "radical cambio de imagen de Marta Sánchez", como lo calificó ayer la organización del evento. La cantante cambió el castaño de su melena por el rubio platino, que conserva desde entonces. "Parece que llevo toda la vida con este color. Creo que me favorece", comentó ayer. Tiempo después, tras obtener con Olé Olé un doble disco de platino con su cuarto álbum, 1990, Marta Sánchez decidió emprender su propio camino en la música. Como solista destaca Soy yo, presentado en 2002, con el que obtuvo el Premio Ondas al mejor Videoclip y el Premio Amigo a la mejor solista femenina española, y Miss Sánchez, de 2007, que entró directamente en el tercer puesto de la lista oficial de discos en España y al número uno de la lista española de descargas on line.

Hasta hoy son 25 años de carrera, 140 canciones lanzadas al mercado, más de 1.000 conciertos entre España y el extranjero y más de siete millones de discos vendidos. "Me resultaría imposible quedarme con una sola canción. A todas las que he compuesto yo, por ejemplo, las tengo un gran cariño porque son como mis hijas", señaló. Prefiere no revelar el nombre de los artistas en los que se inspira para crear sus canciones, "eso nunca se dice porque son secretos profesionales", argumenta, pero reconoce que entre sus musas hay más autores extranjeros que españoles. Ayer, en Marbella, Marta Sánchez fue simplemente ella.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios