"La música es el mejor medio artístico para indagar en lo que no se conoce"

  • La emblemática vocalista y compositora portuguesa aterriza hoy en el Castillo Sohail de Fuengirola a las 22:30 con 'O coraçao tem tres portas ', mientras ultima la gira compartida con Estrella Morente

Derrocha simpatía y parece disfrutar a gusto con lo que hace, pero a la vez muestra una rigurosidad extrema cuando habla sobre su oficio. La portuguesa Dulce Pontes (Montijo, 1969) ha regalado a la contemporaneidad discos impagables como Caminhos (1996) y O primeiro canto (1999), en los que emplea los géneros tradicionales lusitanos como argumento para la universalidad vía world music. Hace cuatro años presentó en Málaga con aires de premiéreO coraçao tem tres portas (2007), libre recreación del fado grabada en directo, y hoy hace lo propio en Fuengirola. El día 11 arrancará en Zaragoza la gira Dulce Estrella, compartida con Estrella Morente; lamentablemente, el dúo no pasará por Málaga.

-¿Cómo ha evolucionado su relación con el fado durante los cuatro años que ha dedicado a gestar y grabar O coraçao tem tres portas?

-Bueno, este espectáculo no incluye sólo fado, también otros folclores portugueses y algo de música medieval. Me siento muy satisfecha con el resultado, ha sido un proceso continuo que ha ido ganando tonalidades con los años y que hoy es una experiencia bien distinta a lo que fue al comienzo. De todas formas, he dedicado la mayor parte de los últimos meses a la gira compartida con Estrella Morente, que empezamos la semana que viene en Zaragoza.

-Imaginaba que tendría ganas de hablar sobre este proyecto.

-Sí, tengo mucha ilusión puesta en esto. Estrella y yo hemos conectado de una manera increíble y el resultado es muy interesante. Hemos protagonizado un casamiento musical que dará mucho que hablar. Yo siempre he admirado a Estrella, siento verdadera pasión por su voz y quería estar a la altura. En los ensayos lo pasamos muy bien.

-¿Si no es divertido, definitivamente, no merece la pena?

-Cierto. Estrella y yo nos divertimos muchísimo, y si no fuera así seguramente no habríamos seguido adelante con la gira. Pero esto no es lo más importante: lo primordial es la música. Con Estrella y el resto de músicos que nos acompañan hemos sido capaces de realizar un trabajo delicado, libre, sin estrés, pero a la vez serio y disciplinado, porque sabemos que embarcarnos en una iniciativa así entraña una gran responsabilidad. Queremos que quien nos juzgue lo haga con motivos en la mano, con material que valorar en peso.

-¿Han intentado buscar puentes entre el fado y el flamenco?

-Sí, pero esto responde a la seriedad de la que antes te hablaba. Hay puntos en común entre el flamenco y la música portuguesa porque dentro de ésta hay multitud de géneros, igual que existen multitud de palos y cantes flamencos. En determinadas formas del fado, como las más próximas a los romances de pescadores, se pueden encontrar huellas del flamenco, especialmente en lo rítmico, pero para ello hay que conocer estas formas a fondo. No resulta tan sencillo como pueda parecer al oído.

-Sin embargo, musicalmente, Portugal conserva conexiones evidentes con Europa, África y América. Debe haber cierta facilidad a priori para entenderse con culturas no portuguesas.

-Sí, lo que ocurre es que no todas las conexiones son igual de naturales. En el caso de Estrella y yo ha habido un encuentro muy fuerte, cantamos casi todo el tiempo las dos juntas e intercambiamos nuestros idiomas. Pero, realmente, se trata de algo raro. Casi un milagro.

-¿La calidad del encuentro depende entonces más de las personas que de las músicas?

-Puede ser, pero, de cualquier forma, y en mi opinión, la música es el medio emocional por excelencia, el que permite expresar sentimientos de una manera más directa. Y también es el que ofrece artísticamente los mejores recursos para indagar en lo que no se conoce.

-Cuénteme: seguro que ya maneja proyectos para después de la gira Dulce Estrella.

-Sí. Estoy preparando el repertorio para una gira de conciertos con la que espero regresar a España el año que viene. Y en esta gira grabaré un nuevo disco, también en directo. Prefiero hacerlo de esta manera, la verdad es que he perdido el gusto por completo al estudio.

-¿Recuperará la línea world music que dejó en O primeiro canto?

-Será una metamorfosis, espero que distinta a la de Kafka. Las canciones que estoy recopilando, compuestas en los últimos años, son más íntimas, pero también con instantes desgarradores. Ahí podrá parecerse a O primeiro canto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios