La naturalidad cantaora de Joselero de Morón

  • Este año se celebra el centenario del nacimiento del artista, fallecido en 1985

Morón de la Frontera homenajeó el pasado 31 de julio al cantaor Luis Torres Joselero con motivo del centenario de su nacimiento dedicándole el 44º Gazpacho Flamenco, uno de los más señeros festivales de Andalucía. Aunque nació en La Puebla de Cazalla, siendo muy niño Luis Torres Cádiz se afincó en Morón de la Frontera junto a su hermano Joselero, de quien tomó el nombre artístico, aprendiendo también de él sus primeros cantes. En esta localidad sevillana fallecería el 15 de abril de 1985.

La formación cantaora de Joselero, partiendo de su hermano, conocido como El Niño de la Puebla, tuvo bastantes referencias e influencias que pudieran parecer incluso antagónicas en su caso por su particular metal y repertorio. Desde la admiración confesada hacia el Cojo de Málaga, Pepe Marchena, Niño Medina, El Gloria, El Sevillano, Aznalcóllar..., pasando por Joaquín el de la Paula, Manuel Torre, Fernanda y Bernarda, Perrate..., las motivaciones flamencas de Joselero fueron múltiples y contribuyeron a impregnar de un particular sonido y musicalidad muchos de sus cantes. Sin ningún tipo de arbitrariedad racial, Joselero asumió el cante desde la afición y con una naturalidad que le valió ser admirado por la afición, sencillamente porque se entregaba sin fisuras en el cante, adoptando cierta ingenuidad motivada por la sinceridad con la que exponía lo que sabía. Cuando en 1968 aparecen grabados cinco cantes suyos en el Archivo del Cante del sello Vergara, que dirigió José Manuel Caballero Bonald, los aficionados descubren una manera de cantar desenfadada y sin afeite, descubren la libertad cantaora de Joselero de Morón.

Junto a su cuñado, el guitarrista Diego del Gastor, vive experiencias artísticas que han pasado a la historia, circunscritas la mayoría a reuniones y fiestas privadas, de algunas de las cuales se tiene registro sonoro. Quien cantase junto a Manuel Torre se manejó siempre en un reducido circuito flamenco. En Córdoba y su provincia tuvo alguna que otra actuación como su participación en la duodécima Cata Flamenca de Montilla. Cuando murió Diego del Gastor fue su hijo Diego Maya Torres quien le acompañó a la guitarra, recordándole los toques de su cuñado y propiciando que el personal sonido y los primigenios cantes que le valieron el reconocimiento se mantuvieran casi intactos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios