Los niños sucumben a la fiesta de las letras

La lluvia parecía aguantar en el inicio de la Feria del Libro que se inauguró ayer en el Paseo del Parque. Cientos de personas ya se aglutinaban en algunas casetas haciendo sus primeras compras a primera hora de la mañana. Clásicos y novedades se amontonaban en los mostradores de las más de 57 casetas que esperan, ansiosas, la llegada del plato fuerte de la feria: el fin de semana.

Pero si este año hay algún protagonista, no serán los autores que van a firmas libros ni las presentaciones de las últimas obras escritas para la ocasión. Serán los más pequeños los que tomen como suya la feria gracias a la pequeteca, el bibliobús municipal y la caseta de la biblioteca que, junto a los talleres y demás actividades enfocadas al público infantil, esperan inundar este espacio reservado tradicionalmente a los adultos.

Emilia García, monitora de la pequeteca, acababa una mañana agotadora. "Han pasado por aquí unos 75 niños y esperamos que pasen más de 2.000, como ocurrió el año pasado". Ayer fue el turno del colegio García Lorca y así, cada día, hasta el próximo 8 de junio jóvenes de varios centros de enseñanza pisarán la Feria del Libro para descubrir el apasionante mundo de las letras.

Un poco más adelante, Fanny Fuguet recibía a los padres en la caseta de la biblioteca. "Este año hemos tenido una muy buena acogida" aseguraba la animadora, que recordó que el 20 aniversario de la caseta que regenta en la feria se cumple hoy sábado. "Es una maravilla lo bien que lo hemos pasado con los niños. Espero que esto siga así hasta el final de la feria", subrayaba sonriente. La afluencia de familias, aseguraba Fuguet, será mayor durante a partir de esta tarde y durante todo el fin de semana. La caseta de la biblioteca reunió el pasado año a más de 600 niños y este año espera, también, que la cifra crezca.

Si este año se supera la cifra de las 160.000 personas del pasado año en eso tendrán mucho que ver las familias que se acerquen junto con sus hijos para disfrutar de la Feria. Precisamente para ellas, comentaba Emilia García, está hecha la Feria, "para que venga con sus hijos y disfruten junto con ellas", declara.

Pero no todo es diversión. También hay guerras, historias dramáticas, comedia, teatro, diversión, música, erotismo, etc. En definitiva, todo lo que puede ser escrito y capaz de ser leído, aunque lo que realmente importa es el éxito de la feria. Para Pepe Guerrero, de la librería Prometeo, "estamos dentro de los cánones" en cuanto a normalidad en el inicio de la feria. Guerrero coincidía con otras editoriales e instituciones presentes en que por la tarde y los fines de semana hay más público y confía en que este año, incluso, vaya mejor.

En definitiva, una ocasión para disfrutar, un año más, ya sea como adulto o niño de la Feria del Libro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios