La nueva novela de Vargas Llosa saldrá a la venta el 3 de noviembre

  • 'El sueño del celta' recrea la historia real del diplomático Roger Casement, cónsul británico en el Congo Belga a finales del siglo XIX y militante activo para la causa del nacionalismo irlandés

La nueva novela de Mario Vargas Llosa, El sueño del celta (Alfaguara), llegará a las librerías españolas el próximo 3 de noviembre. Cuatro años después de su anterior novela, Travesuras de la niña mala, el escritor peruano verá su nuevo libro publicado a la vez en Latinoamérica y el mercado en español de Estados Unidos. El sueño del celta está basada en la apasionante vida del irlandés Roger Casement, personaje real inspirador de este trabajo que, en palabras de Vargas Llosa, "tuvo una vida muy aventurera y realmente novelesca".

Tres años ha dedicado el autor a reconstruir la vida de este defensor de los derechos humanos, que fue diplomático británico y que acabó militando activamente en la causa del nacionalismo irlandés. "No me acuerdo cuándo descubrí este personaje, pero sí que fue al leer una biografía de Joseph Conrad. Al principio me despertó la curiosidad, sobre todo porque vi que había estado en la Amazonía, en el Perú amazónico. Empecé a buscar materiales sobre él y cuando me quise dar cuenta ya me había atrapado", explica. Roger Casement (1864-1916) fue cónsul británico en el Congo Belga y dedicó dos décadas de su vida a denunciar las atrocidades del régimen de Leopoldo II en el país africano. Tras su actuación en el Congo, el gobierno británico le encomendó investigar la situación de los indígenas que trabajaban en la extracción del caucho en la Amazonía, en la región del Putumayo, zona fronteriza entre Colombia y Perú.

Fruto de esos viajes, Casement escribió dos informes sobrecogedores, de gran repercusión en la época, que detallaban los terribles abusos contra los indígenas. "Roger Casement es uno de los primeros europeos que tuvieron una conciencia clara de lo que fue el colonialismo y que denunció sus tropelías", apunta el escritor.

Mario Vargas Llosa narra la evolución de un personaje que vivió sus propias contradicciones. Siendo diplomático al servicio del gobierno británico inglés y anglicano, se hace independentista irlandés y católico. En Nueva York estableció contacto con los nacionalistas irlandeses exiliados, viajó a Berlín para conspirar contra el Reino Unido en plena Primera Guerra Mundial y participó en el Alzamiento de Pascua de 1916. Tras varios meses en prisión, Roger Casement acabó condenado a muerte acusado de traición tras un juicio que conmovió a la sociedad inglesa por el aireamiento de unos diarios donde supuestamente Casement relataba escabrosas aventuras homosexuales, y cuya autenticidad sigue siendo una incógnita. "Casement incomoda a los propios irlandeses, porque hay toda una leyenda muy controvertida sobre supuestas prácticas homosexuales que se le atribuyeron, nunca se sabe si con una base de realidad o como parte de una operación para desprestigiarlo", apunta al respecto Vargas Llosa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios